More

    El mercado de obra de la construcción, ARGA, fue craneado con un interiorismo basado en la honestidad y belleza del estilo wabi-sabi. Por su lado, el paisajismo imperecedero y pensado en el bienestar de quienes lo transitan se unió a esta apuesta lograda y armoniosa. 

    Poder generar un “interior” y un “exterior” que conecte ideas, conceptos y proyecte ambientes y espacios que “abrazan”, y que además de independencia, dialoguen a través del interiorismo y paisajismo, es un desafío logrado por demás en ARGA. Se trata del primer mercado de obra de la construcción, ubicado en Lateral Sur Ruta Nacional 7 y Arturo González, Coquimbito, departamento de Maipú.  

    La apuesta interiorista y de paisaje de este fabuloso mercado de obra se acoda en la identidad de cada ambiente, la belleza sublime de lo sencillo y un estilo en concepto y forma que apunta a la pureza honesta, que invita y evoca.  

    Un trabajo que en detalle demuestra la necesidad de los seres humanos de conectar con las raíces, lo natural sin maquillaje, lo imperecedero y la imperfección de lo perfecto.  

    El corazón del concepto del mercado de obra

    Poder plantear el diseño en zonas concretas dentro de ARGA fue un desafío capitaneado por Noelia Serna y su equipo en donde cada espacio se craneó al detalle. En este sentido áreas como las de coworking, recepción, pasillos, y salas vip fueron zonas a las que el grupo de profesionales apuntó a brindar un enfoque y destaque determinado. 

    “El concepto fue darle identidad al lugar, en coherencia con lo que ofrece el mercado de obra”, apuntó la interiorista. “Así surgió la idea de inspirarnos en el estilo wabi sabi donde la imperfección es el lujo, los materiales no necesitan ser perfectos ni exactos, y donde los colores buscan calma. Un estilo de interiorismo en el que prima la simplicidad, la belleza en lo simple, y la elección de los materiales modestos y naturales”. 

    Una elección fundada para el idilio perfecto entre la impronta industrial y la actividad del proyecto que se amalgamaron a la perfección, teniendo en cuenta diversidad de puntos y desarrollo de los mismos. 

    Zonificación de espacios en el mercado de obra

    Zonificar los espacios y a la vez comunicarlos bajo la misma mirada, resultó una puesta en marcha lograda desde cada ambiente. Áreas claves como el coworking concretaron la sinergia necesaria para que el “break” pudiera convivir en armonía con el dinamismo del trabajo, invitando a un lugar de pausa, café y reuniones distendidas. 

    “Un estilo de interiorismo en el que prima la simplicidad, la belleza en lo simple, y la elección de los materiales modestos y naturales”. 

    La luz natural por su lado fue el disparador para generar una zona de box de trabajo, con lockers personales que permiten trabajar de manera más flexible y cálida, en donde se suma una zona relajada de living, un gran mesón de trabajo, y una cocina con estación de carga y TV. Una invitación desestructurada para disfrutar de un espacio casi hogareño.  

    Conectados 

    Tanto la recepción como el pasillo del mercado de obra fueron conceptualmente definidos como verdaderos “lugares de conexión” ya que desde el comienzo el arquitecto del proyecto pidió al equipo de interiorismo, no pasar por alto que estas áreas son lugares de extenso tamaño, por lo que debía pensarse en generar un recorrido ameno, tanto para el que lo recorre como para quien observa desde el corazón de cada oficina. Para lograr este objetivo el enorme espacio se dividió en zonas que van desde paredes en piedra, generadas con imperfección (paredes rotas desde donde sale arte, palabras que motivan) y pensando los ventanales de los depósitos, como cuadros de lo que ofrece el proyecto. 

    Por su lado, los pórticos o salas vip pasaron a pensarse como espacios más exclusivos. El color negro fue el punto focal que diferenció estas salas del resto, junto con su equipamiento y confort. 

    Presencia, acento del color y luces 

    Como elementos, tonos y atmósferas para poder amalgamar en ARGA, se tomaron en cuenta diversos aspectos como: el arte planteado en murales abstractos como una clara expresión de estilo, y la iluminación como un importante recurso para el planteo general pero también para destacar de manera directa algunas zonas por medio de tiras leds, luces de neón, y lámparas con diseño. 

    A su vez también se tomó la oscuridad como aliada para generar un claro contraste que jerarquiza y zonifica a la perfección áreas como las salas vip, y la presencia de tecnología en cada zona. 

    En cuanto la expresividad de las texturas los profesionales optaron por el microcemento en diferentes tonos, enchapados, hierros, el uso de la piedra, la calidez de la madera en el piso y el mobiliario con géneros naturales y suaves: pana, encordados y linos.  

    Una ecuación perfecta de ensamble de elementos que se encauzan a lo conceptual que se desea proyectar.   

    Un método para el mejor fin 

    A la hora de plantearse el método de trabajo se pensó en tres grandes pasos:  

    El proceso: El equipo se inspiró planteando las necesidades, interpretando lo quenecesitaba el espacio y la búsqueda que José Luis (desarrollador) y Mauricio, (arquitecto) querían logran. Se identificó la atmósfera en cada uno y su identidad.  Un primer paso importantísimo que conectó a todos con la esencia del proyecto.

     

    Diseño: Cuando se supo hacia dónde ir, se pasó a revisar y plantear todo lo que para los profesionales conlleva un buen diseño: distribución, las zonas a trabajar, el color, la luz, el mobiliario y la decoración. Una vez todo definido, se armó el planteo de diseño, un documento que habla en detalle sobre todo el camino realizado. 

    Ejecución: Ya teniendo el planteo de diseño, se generó una hoja de ruta a seguir que facilitó tiempo y decisión para ejecutar. 

    Sello de autor  

    La especialista en interiorismo ponderó que a la hora de pensar en su impronta y la de su equipo para el proyecto, fue importante “poder pararnos a mirar espacio por espacio y transitar los tres pasos detallados. Sin dudas que nos lleva a tener ambientes, que además de tener identidad, logran no tener necesidades y eso trae armonía y mucha funcionalidad. ARGA se sumó a esta propuesta que traje en cada espacio que diseñamos y pensamos juntos y que al final logran espacios diferentes pero comunicados, cercanos y cálidos”. 

    Calidez interior 

    La actualidad laboral hace muchas veces que pasemos más tiempo en el trabajo que en nuestro hogar. De allí que poder generar un ambiente ameno, cálido y pensando en lo humano, fue determinante en el interiorismo de ARGA, una clara expresión de comunidad para el rubro de la construcción, donde cada profesional encuentra su mejor forma de trabajo. 

    La idea fuerza se basó en poder interpretar una gran conexión con la esencia de un proyecto tan pensado, y vanguardista como inmenso para la provincia. “Al final mi propósito está en diseñar espacios conscientes, que traigan bienestar al día a día y coherencia”, finalizó Soria algo que en este mercado de obra logró a la perfección. 

    Paisajismo, la belleza de lo imperecedero 

    El interior de un lugar no puede dejar de tener coherencia y corazón con lo que desea transmitir el exterior a visitantes y personas que trabajan y transitan por allí. Un preludio perfecto es un concepto paisajístico perdurable y que como en un lienzo pueda proyectar lo mejor de cada estación del año.

     

    En este sentido el paisajista Federico Cantalejo de Vivero Arabian Gardens elaboró sobre un proyecto inicial, otra propuesta: “Mi concepto primero partió de otro que tenían sus dueños, donde el proyecto consistía en plantas xerófilas, lo que, a mi criterio desde el lado paisajístico y experiencia vivida, no lograba un jardín lucido todo el año, entonces comenzó mi desafío”, contó el profesional.  

    De allí que el desafío para el paisajismo de ARGA fue lograr que el jardín fuera todo el año perenne y con el mínimo de mantenimiento requerido. La idea principal se basó en lograr distintos cambios de estaciones, diversidad de colores y floraciones que aparecieran y desaparecieran sobre las plantas perennes. 

    Este concepto implicó lo que el especialista conceptualiza como la realización de un “jardín continental” compuesto por plantas que resisten las condiciones del clima mediterráneo. Por ejemplo, el sol intenso, vientos, temperaturas altas y falta la de agua. 

    “Lo que tuve en cuenta fue generar que la gente que ingrese al mercado de obra se sienta en un lugar agradable donde la estructura y el jardín brinden una sensación de gusto y conformidad”, concluyó. 

    Las más leidas

    Mercado de obra con interiorismo sinérgico y espacios conscientes

    Compartir esta nota:

    Últimas noticias

    Corbatas, un accesorio sin género para un look distintivo

    Hace rato pasó la época en que las corbatas eran solo asunto de hombres. Te mostramos algunos accesorios...

    Nueva baja del IRE en marzo

    El IRE, índice de la Red Edificar que mide la variación de precios de materiales de la construcción...

    Estas cortinas hogareñas son tu refugio interior

    El cambio de estación invita a renovar no solo nuestro guardarropa, sino también las cortinas del hogar: centro...

    One World Trade Center, una obra emblema a la resiliencia

    El 9 de abril de 2013 fue inaugurado el One World Trade Center en Nueva York. Se trata...
    Advertisment ad adsense adlogger