La interiorista británica Ilse Crawford lleva años comentando que pasamos el 87 % de nuestras vidas dentro de edificios y que su diseño afecta a cómo nos sentimos y cómo nos comportamos. Desde su visión, el diseño de interiores no trata únicamente de aprovechar el espacio, de hacerlo funcional y bonito, sino también de hacerlo más saludable.
Con la pandemia, todos hemos pasado más tiempo en casa y nos hemos dado cuenta de que su aspecto es fundamental para mejorar la calidad de vida. Este cambio tiene un reflejo evidente en los materiales, acabados y paletas de color. Aquí proponemos algunas que van a ser tendencia este 2022.
Las tendencias para acabados y materiales tomarán dos caminos estéticos diferentes, pero con un mismo objetivo: hacer los espacios más confortables. Por un lado, destaca una visión más futurista y alegre en cuanto a la aplicación de color; por el otro, las fibras naturales y los materiales sencillos con acabados imperfectos que transmiten paz y tranquilidad.

Ultra mate

Superficies con un aspecto tecnológico amable, donde tanto a la vista como al tacto el material se ve empolvado y suave, potenciando todas las características táctiles del mismo.

 

Destacan los productos en color block con tonos como los amarillos o los rosas, pero también los degradados y ombrés. Va a ser especialmente importante en zonas como el home office, donde ahora se está invirtiendo más que en otros espacios de la vivienda, pero también en pequeños objetos de decoración del hogar, así como textiles.

Colores vivos para sentirse bien

La búsqueda del color en el hogar será una especie de herramienta terapéutica. Como pasamos más tiempo dentro de la casa, necesitamos de objetos y acabados que nos alegren la vida. El color es, sin duda, un elemento clave en este sentido.
Destacan las paletas vibrantes, con mucha presencia de color, que se puede ver tanto en paredes pintadas, papeles de pared, muebles de cocina o, incluso, las juntas de las baldosas cerámicas, que se colorean para introducir nuevos matices de color. Esta tendencia será especialmente importante tanto en pintura y revestimientos, como en pequeños elementos de decoración y en textil hogar.

Acanalados

Tanto en frontales de muebles, como para vidrios de puertas o mamparas, pero esta tendencia será especialmente evidente en el mobiliario de baño.

Synergy

El acabado acanalado en vidrio combina perfectamente con el metal y con la madera y consigue actualizar el aspecto retro de este decorado, sin perder su aire nostálgico. Este mismo efecto tridimensional se aplica a las nuevas técnicas de decoración de materiales tanto sobre cerámica como en mobiliario.

Paredes de arcilla

La pintura de arcilla es una alternativa natural y sostenible a la tradicional. Una de sus características estéticas más interesantes es el acabado ligeramente imperfecto que deja. Pero es precisamente este efecto el que se busca para conseguir un acabado lo más natural posible. Al usar únicamente pigmentos naturales, la paleta de color es reducida, pero con tonalidades terrosas que son tendencia.

Fibras naturales

Yute, ratán trenzado, incluso fibras sintéticas si son sostenibles, pero que se alejan del aspecto rústico para tomar un aire mucho más elegante, trabajado, que busca crear espacios relajantes y calmados.

En general, se buscan colores neutros, pero con un punto cálido que ayude a generar interiores reconfortantes que funcionan mejor cuando se combinan con diferentes texturas y tonos. Los tonos amarillos y anaranjados que recuerdan a las puestas de sol destacan en este tipo de interiores que buscan el confort recreando la sensación agradable del sol.

Madera al natural

Sobre todo para el mobiliario, pero también en panelados de paredes o encimeras, la madera al natural sin tratamiento (resaltando sus nudos suaves o cambios de color) gana adeptos. Lo cierto es que cada vez nos llaman más los materiales naturales que tienen un tacto suave y son materiales vivos, es decir, que cambian a lo largo del tiempo.

Sostenible sí o sí

En general es algo que vamos a pedir cada vez más en nuestra vivienda, tanto en los muebles como en los materiales de construcción e instalaciones.

Muchas veces asociamos sostenibilidad a materiales naturales, pero se empieza a ver cómo penetran en el mercado nuevos materiales, como las fibras sintéticas realizadas con materiales de postconsumo plástico. Es interesante porque poco a poco veremos como en el mercado no hay una sola estética vinculada a la sostenibilidad, sino que un gran abanico de materiales pueden ser sostenibles, siendo muy diferentes entre sí, tanto en lo relativo al origen de sus materias primas como en su aspecto exterior.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre