Un concurso de fotografía reveló la majestuosidad de las obras mendocinas a través de las imágenes tomadas por apasionados por la observación.

“Visibilizando lo Invisible” fue el nombre del concurso con el que Arquitectas Mendoza despejó el camino para que mendocinos y mendocinas apasionados por lo visual, se animaran a retratar diferentes obras y sus detalles.

El objetivo principal del concurso fue interesar al público en general en la observación y valoración de la arquitectura en todas sus formas. La propuesta estuvo centrada en registrar objetos arquitectónicos, encontrar su poética, su relación con el paisaje cultural, así como detalles de estos.

El concurso se circunscribió a Mendoza debido al interés de las organizadoras de que el observador realizara una apreciación de la arquitectura local con la que convive pero que a veces no percibe. De ahí el concepto “visibilizar lo invisible”: sacar a la luz aspectos menos evidentes de los objetos de la arquitectura y su contexto.

Los ganadores de  “Visibilizando lo Invisible”

Se presentó un total de 109 fotografías de gran calidad que respondieron a una de tres categorías: obra de arquitectura en su contexto, obra de arquitectura, detalle de obra de arquitectura. Las fotografías debían presentarse en blanco y negro, con técnica libre. Los responsables de elegir las mejores imágenes, estuvo formado por profesionales y referentes del sector. Entre ellos, Daniela Mac Adden, fotógrafa de arquitectura; Martin Orozco, fotógrafo; Marcelo Goren, arquitecto y fotógrafo; Mili Sánchez Azcona, arquitecta y fotógrafa de arquitectura; Claudio Larrea, fotógrafo y Julia Cerutti, arquitecta, en representación de Arquitectas Mendoza.

1° Premio. Contrapicado. Autor: Nicolás del Rizzo

Edificio Da Vinci, obra de arquitectura moderna realizada en hormigón como es habitual es zona sísmica, recubierta de vidrio tonalizado y curvo a lo largo de toda la fachada plásticamente trabajada, que crea un sinfín de líneas sinuosas que aportan organicidad a dicha estructura y nos regalan composiciones de excelencia a aquellos que nos tomamos un momento para mirar en lo alto.

 

2° Premio. Moyano 1. Autor: Marcelo Alejandro González

Ventanas ojo de buey de la planta baja del Museo de Ciencias Cornelio Moyano, ubicado en el Parque General San Martín. Las ventanas y la sombra de la baranda del balcón evidencian el estilo racionalista.

3° Premio. Tejiendo el paisaje. Autor: Alejandro Grinberg

Un obrero “tejiendo” la estructura que quedará oculta para siempre en los muros de hormigón hidrolavado de la Bodega Bemberg. El fondo del telar es el Cordón del Plata dominado en estas latitudes por el Tupungato.

4° Premio. Escalera caracol. Autor: Cayetano Arcidiacono

Escalera para acceder a la parte superior de las piletas vinarias y poder controlar el proceso del vino, a través de las tapas de control, de una antigua bodeguita familiar.

Menciones especiales

Sombras nada más.  Autor: Alejandro Grinberg

La imagen del Parque Central contiene elementos identitarios del lugar –muros de hormigón, barandas de caño rectangular, escaleras, árboles– pero lo más significativo e inmaterial es el uso democrático que hacemos todos como ciudadanos.

Ciclo. Autor: Sofía Piemontesi

Espacio fugaz de recorrido continuo, que abstrae al usuario y lo inserta en un contexto cultural de marcada presencia, sólido, definido y personal.

Escalera, pliegue y transparencia. Autor: María Silvia Salustro

La escalera es en esencia un plano horizontal que se pliega para permitirnos trasladar en forma vertical. El proyecto propone un gesto mínimo donde se pone en evidencia ese axioma. La intervención trabaja con la menor cantidad de elementos posibles y de la manera más etérea, dando lugar al dinamismo de luces y sombras sobre las texturas rígidas.

Paisaje. Autor: María Gabriela Pérez Elustondo

Camino a Estación Guido, segundo túnel, Potrerillos.

 

Moyano 2. Autor: Marcelo Alejandro González

Detalle al contraluz de la fachada del Museo de Ciencias Cornelio Moyano, ubicado en el Parque General San Martín, donde se destaca la torre del reloj y los mástiles. Su silueta denota claramente el estilo racionalista de su arquitectura.

Línea que es reja y se hace volumen. Autor: Ricardo Giraldi

La reja como lenguaje arquitectónico, conformando un volumen definido por planos virtuales transparentes, limitando los espacios intermedios de los balcones.

La Torre Thays en mi patio. Autor: Ezequiel Alan Buenanueva

Es una torre conectada con el patio de nuestra casa (Parque General San Martín).

Vista zeta. Autor: Matías Amaya

El valor de mirar hacia arriba. Farola metálica empotrada entre dos arcos de medio punto, sobre columna revestida en piedra, ubicada al sur de la galería oeste de Casa de Gobierno. La vista inferior alude a un monóculo, que, pese a la solemne escala de la obra, se posa sobre los transeúntes del lugar. Alegando el destino de observar, objetivamente, por y para quienes fue proyectado este edificio.

Enmarque. Autor: Matías Amaya

Alero revestido en granito sobre segundo piso. El elemento sirve de soporte para ciertas funcionalidades, como lo son el resguardo climático e iluminación. SOlo desde el punto de vista inferior descubrimos otra cualidad, la porfía del proyectista por dar con una forma que dialogue con su fondo, el cielo.

¿Querés leer la edición interactiva digital de la Revista ClubHouse? Hacé clic aquí.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre