Las claves deco: un fondo blanco que aporta luminosidad, uso puntual del color, y un suelo de baldosas estrelladas.

Los propietarios de esta casa familiar en la ciudad inglesa de Epsom (condado de Surrey), querían diseñar dos pequeños baños para que sus hijos pudieran disfrutar de cierta independencia.

Como los espacios eran bastante pequeños y la disposición de techos y paredes dificultaba la distribución, el proyecto resultó un auténtico desafío para el equipo de Ripples Bathrooms.

El objetivo: aprovechar al máximo el espacio disponible, creando dos baños tan funcionales como bonitos.

Una de las claves residió en la construcción de distintas hornacinas. Una de ellas, ubicada en la ducha, permite colocar los botes de gel y champú. La otra, situada junto al mueble del lavabo, acoge las toallas limpias y otros productos.

Además, se optó por muebles de lavabo suspendidos y por duchas de obra como una forma de ampliar el espacio visual de los baños, aderezado por la luz natural.

En cuanto a la decoración, ambos baños gozan de un ligero estilo marroquí, con baldosas estrelladas en el suelo y azulejos blancos tipo metro en las paredes.

Para el primer baño se eligió un mueble de lavabo en color menta, y para el segundo se optó por el negro, dando lugar a un par de baños muy funcionales.

 

El baño de color menta requirió la construcción de una ducha pentagonal para aprovechar mejor la disposición de las paredes. En el baño en blanco y negro solo hizo falta una puerta. No obstante, todas se pueden abrir hacia adentro.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre