Decoración y descanso van de la mano. Conocé cómo el aspecto de tu habitación puede afectar la forma en que te relajás al caer la noche.

Sí, sabemos que estos días no han sido sencillos. Desde la aparición de la pandemia por Covid-19 todo ha sido un remolino de cambios profundos. Por eso, queremos ayudarte a estar bien en casa y que de noche, puedas conciliar el sueño.

El cuerpo está cansado, pero la mente aún no, o eso aparenta, y lo único que se escucha en la habitación es el segundero del reloj, si es análogo. Son las 2, las 3 de la madrugada y nada pasa, no sirve el conteo de las ovejas, leer, ver televisión, escuchar música para dormir o el intento de dejar la mente en blanco. Finalmente a las 3:30 a.m. o 4:00 a.m. se cierran los ojos para volver a abrirse en 2 o 3 horas. El insomnio ya hizo pesado el día o no, dependiendo el caso.

Este trastorno se puede presentar por algunas razones como el estrés en el trabajo, las presiones en la familia o las situaciones traumáticas. Dura días o semanas, dependiendo de la persona. Si es un caso de días hay una solución desde el Feng shui que podés intentar:

  • Lo primero que hay que hacer es bajar la revolución de los pensamientos y para esto se puede usar frecuencias o sonidos en ondas Deltha que inducen a la relajación, estas se pueden conseguir por internet.
  • El segundo apoyo importante es el cristal de amatista. Puede tenerse en la mesa de noche o una versión pequeña bajo la almohada.
  • La respiración es la tercera solución inicial. Existen muchas técnicas de respiración que también calman la mente, estas son muy recomendables a la hora de trabajar este trastorno del sueño.

Si comienza a ser un problema seguido podés optar por cambiar o transformar tu habitación. ¿Cuáles son?

– Los colores son muy importantes: es recomendable tener colores claros y evitar un exceso de colores vivos, opacos o de contraste, tales como los tonos rojos, amarillos, negros o cafés.

– Tener exceso de equipos eléctricos: es importantísimo evitar tener en la habitación televisor, computador, celular e iPad.

– Dormir con las luces prendidas o con elementos que irradien la luz.

– El sonido fuerte puede alterar el sueño, mejor evitarlo.

 La cama no debe estar frente a la puerta de entrada de la habitación y los pies no deben estar alineados con la misma.

– Una habitación principal con muchos ángulos filosos en las paredes tampoco es recomendable, ya sean esquineros o cualquier otro filo que apunte en dirección a la cama. Para esto es bueno ubicar unos esquineros achatados o redondos.

– Evitar tener una cama debajo una viga, se podría pensar en ubicar un dry Wall para emparejarlo o también ubicar la cama entre las dos vigas.

– Tener una puerta frente a la habitación.

– Ser la habitación al final del corredor.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

 

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre