RE/MAX Chacras comparte los diez mitos que tenés que evitar para cuidar el dinero y apostar por el ladrillo sin cometer errores.

Muchas personas ven en la compra de inmuebles el mejor camino para salvaguardar su dinero. Y esta decisión es la correcta, sobre todo en el contexto en el que nos encontramos en la actualidad. A pesar de ello, existen creencias muy comunes en las que un inversor puede caer a la hora de apostar por el ladrillo. Estas ideas suelen ser mitos que podrían quebrar por completo la idea inicial de invertir para cuidar el dinero y ganar.

En esta nota detallaremos 10 de los errores que tenés que evitar si lo que querés es invertir en inmuebles, pero tenés que saber que, quizás, hay muchos más. ¡Vamos por ellos!

Nada es para siempre

A veces sentimos que porque tuvimos éxito en algo, esto siempre va a ser así. No, puede no serlo. Existe la posibilidad de que una experiencia haya sido exitosa, pero no podemos saber de antemano cómo serán las futuras.

Quizás una compra se concretó de manera muy satisfactoria, pero en la próxima que hagamos tenemos que estar atentos, pues la situación no será igual. Los vaivenes económicos y las depreciaciones cíclicas del dólar toman protagonismo en cada transacción que hagamos.

El pozo es un buen negocio (a veces)

Comprar en pozo es visto con un gran negocio, pero dejamos decirte que no siempre es así. Esto dependerá de la fase del ciclo que el mercado atraviese. Y, como sabemos bien, en nuestro país comprar en pozo estará atado al valor del dólar. Para evitar quedar en medio de la construcción y no saber cómo ni cuándo retomarlo, es importante trabajar con constructoras responsables. Aprovechá el tiempo para investigar bien los proyectos en los que haya participado y la espalda que tenga para hacer frente a posibles problemas.

Siempre ganar

Ocurre, también, que al invertir en inmuebles jamás se va a perder capital. Es importante saber que cualquier inversión que hagamos tendrá un mínimo de riesgo. Nos referimos a las caídas en los valores de algunos activos. Este riesgo, entre otros, siempre está presente y tenemos que estar preparados para asumir las pérdidas, en caso de que ocurran.

No enamorarse de lo “Premium”

Si bien los inmuebles Premium y las mejores ubicaciones son lo primero que conquistas, es importante saber que esto puede ser transitorio. Es decir, dependerá del momento en el que se realice la compra.

Existen tipos de categoría (A,B,C, de mayor a menor valor por su ubicación y tipo de construcción). Y cada una de ellas tiene su momento de gloria. Los Premium son los que se venden primero, pero cuando llegan a su precio histórico dejan de ser negocio  y las oportunidades se vuelcan en los de clase B o C. Estás tienen mejor rentabilidad por alquiler. Hay que entender cuándo comprar y cuando vender.

Creer solo en los ingresos de renta

Entender el rendimiento anual de un activo inmobiliario es considerar todos los ingresos y egresos realizados para la operación inmobiliaria. No podemos dejar de  lado gastos que disminuyen la rentabilidad como lo son los costos por escribanos, trámites de inscripción del inmueble, inmobiliarias… todos necesarios para la operación.

Retener inmuebles

Otra falsa idea es comprar una propiedad y no venderla nunca. Los rendimientos que se obtienen adquiriendo un activo y manteniéndolo en cartera a largo plazo, suelen ser muy bajos.

El mejor rendimiento del activo se obtiene cuando se mantiene el mismo en los momentos en que las curvas ascendentes de precio son más pronunciadas y se venden cuando comienzan a amesetarse. Con lo obtenido se debe adquirir otro inmueble que se encuentre en un proceso de mayor aceleración de valor.

Solo pensar en construir

A veces se cree que porque se construye se gana dinero. Para levantar obras se necesita de fuertes economías de escala. Para generar rentabilidad y que esta sea sostenible en el tiempo, el inversor debería desplazar la construcción de un tipo de activo a otro y de un mercado a otro, aprovechando sus ciclos. Y sobre todo, dejar la tarea de construir a quien sabe hacerlo y lo realiza de forma habitual.

La verdadera rentabilidad

Creer que la rentabilidad por alquiler se obtiene tomando el valor del alquiler y restarle el impuesto inmobiliario, es otro de los mitos. En realidad hay que tener en cuenta muchas variables que son las que finalmente impactan en el rendimiento. Al deducir estos conceptos, se reduce casi a la mitad la rentabilidad teórica que proporcionan generalmente los agentes inmobiliarios.

Dejarse llevar por una renta garantizada

A veces el ofrecimiento de una renta garantizada es visto como buen negocio. Incluso como una opción segura. Quizás lo es, pero por muy poco tiempo. Suele hacerse esta oferta para hacer más atractiva la operación, pero para compensar el costo de esa garantía, el precio del activo tendrá un sobreprecio. Esto en algún momento lo afectará. Y cuando se termine el plazo de garantía el rendimiento será menor. Cuando sea el momento de venderlo, terminará haciéndolo a un precio menor del que pagó.

Confiar solo en la compra tradicional

A veces solo confiamos en la compra de inmuebles a un banco o, quizás en subasta. Incluso a una desarrolladora. Puede que sea un buen negocio, pero es recomendable, también, contar con más conocimiento y experiencia. A veces comprar de esta forma se paga precios por encima del valor del mercado y muchos lo desconocen. .

Conocer el mercado y, sobre todo, el sector inmobiliario te ayudará a evitar caer en estos 10 mitos y cometer errores a la hora de adquirir un inmueble.  Cada operación necesita un análisis detallado para así lograr una excelente rentabilidad.

¡Cuidá tu inversión y hacé buenos negocios!

Remax chacras

Pueyrredón 2124 Chacras de Coria -Tel 261-4963368

Instagram RE/MAX Chacras Facebook RE/MAX Chacras

www.remax.com.ar/chacras Correo: chacras@remax.com.ar

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre