Los ajustes en las tarifas de energía son y seguirán siendo una constante de los próximos años. Vivimos el ocaso de casi veinte años de mala educación energética.

De la mano de Sustentia, descubrimos cómo el conocimiento y la tecnología permiten la sinergia entre Ingeniería y Arquitectura para garantizar calidad de vida y confort con un consumo energético eficiente.

Lucas Lago, Ingeniero Mecánico (UBA) y Doctor en Ingeniería especializado en Energías Renovables por la Universidad Tecnológica de Michigan (USA), fundador de la consultora Sustentia Ingeniería, comenta que solo basta con observar las estadísticas de distribución del consumo energético en edificios y viviendas para entender que el 60% corresponde a climatización de ambientes y agua caliente sanitaria. El resto se reparte en uso de electrodomésticos, cocina, iluminación, equipos de servicio, etc. Esto nos indica que hay un foco muy grande donde trabajar y lograr ahorros importantes. La clave está en la concepción del diseño arquitectónico y su eficiencia térmica. Pero, ¿en qué se debe trabajar y cómo?

Lo primero que hay que entender es que “El kW (kiloWatt) mejor ahorrado es el que nunca se gastó”. Esto va en dirección de explorar estrategias pasivas: como ser la correcta orientación del edificio para aprovechar el asoleamiento, optimizar la aislación de muros exteriores y cubiertas, analizar el ingreso de luz solar maximizando su entrada en invierno y bloqueándolo en verano; estudiar la calidad de las carpinterías; etc. Con estos aspectos, se busca el confort de los usuarios finales y a la vez se disminuye la dimensión y necesidad de equipos de climatización.

Para esto existe una disciplina llamada Simulación Energética Edilicia, una técnica computacional que consiste en modelar el edificio, vivienda o conjunto de viviendas en 3D, para alimentarlo luego con información que hace a su desempeño energético: la climatología del lugar, las instalaciones, la población del edificio y horarios de uso, etc.

Con esto se calcula el consumo y se identifican oportunidades de mejora. La importancia de este estudio radica en que permite compararlas, analizar su impacto y poder cotizarlas, para que el inversor pueda hacer su análisis de costo – beneficio con total previsibilidad. Es decir que una Simulación

Energética se utiliza como una herramienta comparativa y de toma de decisiones a nivel técnico-económico. Este tipo de estudio es fundamental a la hora de proyectar nuevos emprendimientos inmobiliarios ante la nueva realidad energética de nuestro país. Más aún si se buscan certificaciones de Sustentabilidad como ser DGNB o LEED. No obstante, para las construcciones existentes la herramienta es igual de válida en la evaluación del impacto energético y financiero ante una remodelación.

En la actualidad, contamos en Mendoza con profesionales especializados y con la capacidad de liderar las readecuaciones que transitamos. Sustentia Ingeniería es una consultora local dedicada a Eficiencia Energética, tanto en Arquitectura como en Procesos productivos industriales.

www.sustentia.com.ar | info@sustentia.com.ar | (261) 251-7528

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre