Seguro has oído hablar de ella en muchos avisos publicitarios, revistas y conversaciones con amigas; pero ¿sabés realmente qué es la microbiota intestinal y por qué es importante mantenerla en buen estado? En esta nota te contamos todo lo que necesitás saber.

Por Nutr. Eliana Guevara. MP: 519. Nutrición clínica. Especialista en el tratamiento de sobrepeso y obesidad, en tratamiento para la salud intestinal y microbiota. Nutrición Deportiva

¿Qué es la Microbiota intestinal?

La microbiota intestinal es el conjunto de microorganismos que habitan en nuestro intestino. Está representada fundamentalmente por bacterias y en menor proporción por hongos, virus, levaduras y protozoos.

El tracto gastrointestinal humano tiene una comunidad microbiana abundante y diversa con màs de 100 billones de microorganismos. El microbioma intestinal codifica màs de 3 millones de genes, mientras que el genoma humano consta de aproximadamente 23.000 genes.

Tener una dieta diversa es mejor para la salud intestinal y para promover una composición equilibrada de la microbiota intestinal.

Dichos microorganismos se adquieren durante el parto, aumentan durante la lactancia y varían durante la interacción con el ambiente a lo largo de la vida.

El estilo de vida, la edad, la alimentación y el uso de antibióticos son los principales reguladores de la composición y función de la microbiota.

En las últimas décadas, la adopción de hábitos alimentarios modernos se ha convertido en un problema de salud cada vez mayor, asociado con la obesidad y las enfermedades metabólicas relacionadas, lo que promueve la inflamación y cambios estructurales como de comportamiento en la microbiota intestinal.

Tener una dieta diversa es mejor para la salud intestinal y para promover una composición equilibrada de la microbiota intestinal.

¿Cuáles son las funciones que cumple la microbiota intestinal?

  • Estimula el sistema inmunitario para proteger nuestro organismo de posibles patógenos.
  • Favorece la correcta digestión de los alimento.
  • Promueve la producción de moco el cual recubre la pared interna del intestino y ejerce una función de barrera evitando que los microorganismos patógenos se instalen y causen infecciones.
  • Sintetiza elementos esenciales para nuestro organismo como algunas vitaminas y aminoácidos, ácidos grasos y diferentes tipos de ácidos grasos de cadena corta.
  • Existe una relación bidireccional entre el intestino y el cerebro denominado eje intestino cerebro. Los microorganismos que componen nuestra microbiota son capaces de producir neurotransmisores que influyen en el humor y estado de ánimo.

El estilo de vida, la edad, la alimentación y el uso de antibióticos son los principales reguladores de la composición y función de la microbiota.

La microbiota está relacionada con nuestra salud general y por eso es tan importante que exista un estado de equilibrio “Eubiosis” que cuando este se altera hay pérdida de las bacterias buenas y aumenta el crecimiento de las bacterias malas o patógenas, decimos que existe una Disbiosis intestinal la cual está relacionada con diferentes enfermedades como obesidad, cáncer, celiaquía, síndrome de intestino irritable, y muchas otras más 

¿Cuáles son los síntomas de una microbiota desequilibrada o en Disbiosis?

Muchas veces el síntoma principal es la diarrea, aunque también se puede padecer constipación, distensión abdominal, cansancio, pesadez, digestiones lentas, gases, eructos, vómitos.

¿Qué puedo hacer para cuidar mi microbiota intestinal?

  • Consumir Prebióticos que son un tipo de fibra que sirve como alimento para bacterias beneficiosas que pueden producir ácidos grasos de cadena corta como el Butirato por ejemplo.
  • Incorporar alimentos ricos en Polifenoles como frutas, verduras, hierbas y cacao los que promueven la abundancia de bacterias beneficiosas.
  • Consumir vegetales a diario, cuanta más variedad mejor.
  • Asegurar un correcto tránsito intestinal, para el cual es importante consumir fibra, tomar agua y agregar grasas de las buenas.
  • Incorporar el consumo de probióticos como el yogur, la kombucha, el miso, el chucrut, el kéfir.
  • Garantizar tener un buen descanso y el control del estrés.
  • Evitar el consumo de azúcar, harinas blancas y ultraprocesados. Elegir preferentemente alimentos naturales. 

Es fundamental que sepamos que una dieta rica en fibra, frutas y verduras promueve una composición saludable de la microbiota intestinal. El consumo de una dieta occidental con alto contenido de azúcar, grasas, sal y aditivos alimentarios puede provocar una disminución de las bacterias beneficiosas, lo que podría aumentar la permeabilidad intestinal y la inflamación celular. Cuidar las defensas naturales de nuestro cuerpo es fundamental para una mejor calidad de vida.

¿Querés leer la edición interactiva digital de la Revista ClubHouse? Hacé clic aquí.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre