Sí, aunque creamos no necesitar hidratarnos tanto como en el verano, en esta linda estación también es fundamental consumir la cantidad de agua correcta.

En las estaciones de más calor, como primavera o verano,  la deshidratación puede surgir a causa de los golpes de calor. Durante el invierno, se puede producir por muchas otras razones.

Como bien sabemos y sufrimos, esta estación es la época más fría del año y las bajas temperaturas nos invitan a tomar bebidas calientes en vez de frías.  Entonces, debemos tener en cuenta que en invierno no podemos bajar la guardia y olvidar nuestra hidratación. Por eso te planteamos una serie de recomendaciones y te contamos beneficios de mantenernos hidratados.

¿Por qué es importante hidratarse en invierno?

El aire generado por la naturaleza en esta estación es frio y esto provoca una cierta sequedad en nuestra piel, sobre todo en nuestra provincia, provocando arrugas y posibles irritaciones.

Beber agua no sustituye a la abrigada ropa de esta época, pero hidratarnos con agua, sopas o infusiones, limitar la sal y aprovechar las frutas invernales, es una de las mejores opciones para recuperar el calor y la elasticidad de la piel de manera correcta, lo que nos ayuda a evitar heridas y resecamientos.

¿Sabías que la mala hidratación puede provocarte problemas de salud?

Una hidratación deficiente puede ser el desencadenante de mareos, cansancio, dolores de cabeza, pérdida de concentración y memoria, dolores musculares, calambres y un mal funcionamiento de los riñones.

La hidratación juega un papel fundamental en tu salud y en tu vida.

Al beber agua durante el invierno, podremos evitar retenciones de líquidos, dolores de cabeza o migrañas, contribuir a la buena circulación de la sangre y regular la temperatura corporal. Todo esto en su conjunto, nos ayudará a prevenir gripes o resfriados, tan recurrentes en esta época.

CONSUMIR LA CANTIDAD ADECUADA DE AGUA POR DÍA

Sabemos que es difícil consumir la cantidad de agua recomendada por día, que durante el invierno ronda entre 1,5 y 2 litros diarios. Por eso, te dejamos algunas recomendaciones para que te resulte más fácil:

  • Llevá siempre una botella de agua a donde vayas, siempre que salgas de casa. Así no esperarás a tener sed para beber.
  • Bebé un vaso de agua apenas te levantes, eso purifica tu organismo, y otro antes de acostarte, que le ayudará a regular la temperatura para dormir.
  • Acompaña las comidas con agua. Ninguna otra bebida hidrata y es más saludable, si te antojas de algún jugo o soda, mejor que sea después de comer y no durante.

Entonces, no te olvidés que la hidratación juega un papel fundamental en tu salud y en tu vida. Por eso, recordá seguir cuidándola igual que siempre, no importa en qué estación estemos.

¡Seguí nuestros consejos para mantenerte hidratado todo el año!

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre