Gisela López Sabatini

Creadora de un proyecto cuyo propósito es empoderar a las mujeres que, por diferentes razones, han perdido sus mamas. Una idea solidaria que envuelve al cuerpo femenino.

Por Victoria Navicelli. Contactala aquí. / Fotos: Luis Guiñazú Fader.

Gisela López Sabatini, conocida como Gigi Up, es una tatuadora mendocina que lleva adelante el proyecto EmpoderArte, una iniciativa solidaria que busca resignificar el cuerpo femenino a través de mandalas que se eternizan en las mamas de aquellas mujeres víctimas del cáncer o que han sufrido algún tipo de traumatismo.  La iniciativa se popularizó en las redes sociales, espacio donde Gigi comparte el proceso de diseño y la ejecución. La artista responsable del proyecto también está próxima a recibirse como Psicóloga y lleva a cabo su magia en Om Vida Consciente Multiespacio, en Maipú.

Gisela López Sabatini

Los tatuajes son más antiguos de lo que creemos. Esta forma de marcar el cuerpo se remonta a 12 mil años atrás, aunque los indicios de esta práctica daten de hace 5 mil años. Cientos de culturas ancestrales pintaban figuras en sus rostros, tórax y brazos en señal de poder, de valentía, de insignia social y, por qué no, de placer y belleza. Luego de ser castigado durante siglos, el arte de pintar el cuerpo fue rescatado por quienes vieron en estas culturas mucho más que un simple dibujo. Tatuar procede del vocablo tatua, y significa “marcar algo”.  Y así como el cuerpo de nuestros ancestros hablaba a través de dibujos; en la actualidad, son las mamas las que marcan el poder de lo femenino.

¿Cómo llegaste a ser tatuadora?

Hace 9 años que me dedico a tatuar. Soy una de las primeras mujeres en dedicarme a esta tarea en Mendoza.  Dibujo desde chica, siempre estuve conectada con ese arte. Pero con el tatuaje conecté durante la época de facultad. En aquellos años salía de cursar y trabajaba en un local de piercing y tatuajes, en la atención al público. Lugar en el que aprendí mucho, sobre todo la técnica. Es un ambiente muy complejo en el que hay que aprender mucho.

Y en ese mismo lugar daban el curso de tattoo. Si bien tenía el conocimiento, estuve un año entero practicando para mejorar la técnica.

¿Y cómo fue el camino hasta ganar tu espacio?

Empecé a tatuar a amigos y amigas, además de familiares. Con el tiempo me llamaron de un estudio que pedían tatuadoras mujeres, pues siempre pasó que hay chicas que quieren que las tatúen otras mujeres.

Entonces, me llamaron del estudio de Pedro Calderón, después fui a tatuar en Flow Tattoo y, también estuve en Seba Tattoo. Ellos fueron mis primeros profes. Al principio fue todo preguntar, consultar; conocer a tatuadores me sirvió mucho para aprender.

Gisela López Sabatini

Un mundo muy relacionado con lo masculino, ¿o no?

El tatuaje siempre estuvo vinculado con el hombre, pero con el tiempo las mujeres fuimos ocupando espacios. Muchos hombres me ayudaron a crecer y me enseñaron todo lo referido a este arte de tatuar.

¿Tuviste alguna experiencia de solo vivir para tatuar?

Sí. Viajé por México, lugar donde me dediqué a ser tatuadora freelance. Me dediqué 100 % al tattoo, y eso me mantuvo y me llevó a conectar al 100 % con este arte.

¿Qué relación ves entre lo que estudiás y el tatuaje?

Se ve un gran cambio en la autoestima de la persona que se tatúa. Si bien hay gente que lo hace por estética, y es totalmente válido; la mayoría lo hace porque el tatuaje un significado simbólico. Le añaden una cuota de intención y, además, lo ven todos los días.

¿Qué es EmpoderArte?

Es un proyecto que busca darle valor al cuerpo de aquellas mujeres que han pasado por situaciones de salud que las llevó a perder las mamas.

Conecté con él cuando estaba por rendir una materia en la facultad (Psicología Existencial). Aprendí que para la autorrealización o plenitud del humano se alcanza cuando uno siente y decide colaborar con otras personas. En ese mismo momento me encontré con un tatuaje en una mama y, surgió la idea. (Un canal de expresión).

Gisela López Sabatini

EmpoderArte…

Sí, el arte como camino para conectar con lo femenino y el valor, no solo de nosotras (las mujeres), sino de los humanos. La mama es la primera conexión que tenemos con el amor. Además, representa el poder de lo femenino.

El fin del proyecto es transmutar ese sufrimiento en volver a sentir el cuerpo femenino, el dolor que atravesó al cuerpo. Es amar a nuestras mamas.

El tatuaje tiene un significado simbólico. ¿Cómo se aplica esta idea a la mama?

En el colegio nos enseñan solo el torso del hombre, y no el de la mujer. Y en el femenino, las glándulas mamarias son similares a un mandala flor por dentro. Por ello, es que en el proyecto se tatúan mandalas, porque representan simbólicamente las glándulas mamarias.

Es como formar un escudo que podemos tener o haber perdido, la idea es recuperar nuevamente nuestro escudo femenino.  El mandala es una geometría sagrada y tiene un gran poder. En sánscrito significa “círculo” y  representa la unidad, el universo en su plenitud y, también, a la naturaleza.

Esta forma repetitiva del mandala tiene mucho poder que, la tenemos por dentro. Por eso, a través del arte del tatto busco representar. Además, es algo que va a quedar grabado para siempre.

¿Y en qué etapa se encuentra el proyecto?

Hace tres años que trabajo en el proyecto y podría decir que en este momento está entre la segunda y la tercera etapa. Durante la primera etapa me dediqué a convocar a chicas que quisieran tatuarse las mamas y así conocer cómo actúa el cuerpo, qué reacciones tiene, el nivel de dolor y, sobre todo, cómo se sienten con el tattoo en la mama…

La mama es la primera conexión que tenemos con el amor. Además, representa el poder de lo femenino.

Luego, una segunda etapa de consultas con profesionales (dermatólogas, cirujanas) para conocer la situación de un cuerpo intervenido por una enfermedad. Y, la tercera etapa, la que tiene que ver con la praxis en las empoderadas, en mujeres que han atravesado una cirugía, un traumatismo o una pérdida de la mama.

Por eso digo que el proyecto es 100 % energía femenina, el tatuaje es una forma de transmutar el dolor con arte.

¿Qué técnica se utiliza para tatuar la mama?

La técnica tattoo que se utiliza se llama dotwork, trabajo de puntillismo. Es decir, punto por punto, porque es la menos invasiva, la que mejor cicatriza y duele menos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Gigi Up Tattoo (@gigiuptattoo)

¿Tenés algún referente dentro de este mundo?

Caco Menegas, Matías Peon, Israel Packeth, Blum y  Virginia Lamas, mi primera teacher del puntillismo.

La autorrealización o plenitud del humano se alcanza cuando uno siente y decide colaborar a otras personas. En ese mismo momento me encontré con un tatuaje en una mama y, surgió la idea.

¿Crees que hay una tendencia de hacerse tatuajes?

Sí, y va a crecer mucho más,  porque ya no es discriminatorio. La gente está haciendo lo que quiere y siente. En todos estos años he visto que no hay diferencia de géneros ni edades; es para quienes desean tatuarse.

Gisela López Sabatini

Rompiendo mitos sobre los tatuajes

¿Es cierto que los tatuajes no pueden ser pares?

Es una buena excusa para hacerse el próximo.

¿Un tatuador se puede tatuar a sí mismo?

Al principio, todo el mundo te presta la piel para practicar. Por eso muchos tatuadores tienen dibujos en las piernas, porque se tatúan a sí mismos.

En todos estos años he visto que no hay diferencia de géneros ni edades; es para quienes desean tatuarse.

Un tattoo lindo que recordás…

El de las empoderadas, todo lo que es geometría y en colores con acuarelas.

¿Cuántos tatuajes tenés?

La verdad, no sé (risas).

¿Un personaje estrella que creas que tiene tatuajes bien diseñados?

Candelaria Tinelli.

Gisela López Sabatini

Lugares del cuerpo que jamás te tatuarías o que recomendás no tatuar

Se puede tatuar todo el cuerpo, pero hay zonas en las que el dibujo se borra con facilidad como, por ejemplo, las palmas de las manos o los pies. Si bien se pueden hacer, es importante retocar. Igual que las zonas con pliegues, porque demora en cicatrizar.

¿Qué pensás de las personas que quieren tatuar a animales o a sus propios hijos?

No estoy de acuerdo para nada. Mi cuerpo, mi decisión; y ¿cómo hace un niño o un animal para elegir?

¿Querés leer la edición interactiva digital de la Revista ClubHouse? Hacé clic aquí.

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre