Cristian Moor y Tere Barrio en su bodega bonsai.

Los enólogos Cristian Moor y Teresita Barrio compartieron, por primera vez, una degustación vertical de todas las añadas de Initium, su línea de vinos. Además, anunciaron la construcción de una nueva y más grande bodega, pero siempre con la característica de garage.

Por Florencia Da Souza

La historia de cómo comenzó este matrimonio de enólogos mendocinos a elaborar vinos en su propia casa es conocida. De esos inicios ya pasaron 10 años y, por estos días, Cristian Moor y Teresita Barrio celebran una década de su bodega bonsai -como a ellos les gusta decirle- o de garage, como comúnmente se conoce a estos emprendimientos.

El matrimonio de enólogos, en la puerta del depósito donde guardan sus vinos.

Lo curioso es que Moor Barrio Wines es en Mendoza la única bodega de su tipo y al decir de sus propios dueños, “no hay en el país alguna similar”. Y esto tiene que ver también con que, a pesar de las características de elaboración artesanal y volumen (sólo elaboran 1.000 botellas al año), los vinos han sido reconocidos por la crítica especializada y han participado en competencias en los que se han evaluados junto a etiquetas de reconocidas bodegas.

Con el nombre Initium, la bodega presenta 8 añadas (no se elaboró en 2015 ni en 2021 porque la uva no estaba en excelentes condiciones de calidad), y dos de esas etiquetas llevan además el nombre de sus hijas: Initium Josefina e Initium Elena. La cosecha 2022 ya tiene nombre asignado: será Initium Amparo, por la tercera hija que nacerá en enero del año próximo.

Con Ustedes, las ocho añadas que formaron parte de la degustación vertical: Initium Malbec Roble 2011, Initium Gran Malbec 2012, Initium Gran Malbec 2013, Initium Gran Malbec 2014, Initium Josefina 2016 Malbec/ Cabernet Franc, Initium Gran Malbec 2017, Initium Gran Malbec 2018, Initium Elena 2019 Malbec/ Cabernet Franc e Initium Gran Malbec 2020.

“Vinos elaborados y diseñados con detalle. Nosotros estamos en todo el proceso, desde el viñedo en adelante. Incluso, hasta cuando entregamos el producto. Tomamos todas las decisiones y firmamos cada botella a mano”, cuenta Teresita, mientras el grupo de periodistas realiza la degustación vertical de todas las cosechas.

Cristian, su marido, agrega: “No somos o no queremos ser consientes en dónde estamos posicionados. Sí podemos decir que la marca Moor Barrio es conocida por elaborar vinos de alta calidad. Y cuando nombran Initium o Moor Barrio, después de 10 años, el feedback siempre es que son vinos importantes y eso es parte de nuestro sueño inicial”.

Las ocho etiquetas degustadas.

Durante el recorrido de toda una década hubo varios cambios para lograr el estilo con el que hoy se definen. Con una apuesta primera en el Malbec, sumaron Cabernet Franc para elaborar también un blend. Las primeras uvas fueron de La Consulta (San Carlos), luego de Gualtallary (Tupungato); posteriormente, se inclinaron por los terruños de Los Chacayes (Tunuyán), Altamira (San Carlos) y El Peral (Tupungato).

Y los logros no han sido pocos. Uno de los últimos, el sexto puesto en la degustación a ciegas en The WineMakers 2021 con su Initium Gran Malbec 2018, entre 55 muestras catas por expertos. Además, obtuvieron doble medalla de Oro en el concurso internacional Vinus 2021.

Cada botella que sale de la bodega es firmada por ambos enólogos.

Antes de terminar la degustación, llegó la otra gran noticia que también sería motivo de festejo y celebración: la construcción de una nueva y más grande bodega que les permitirá crecer en volumen (estiman llegar a 5 y 7 mil botellas) y en calidad y, por supuesto, estará ubicada en la casa que también tienen proyectada como nueva vivienda familiar en Luján de Cuyo.

“Lo que se viene a partir de ahora es la cosecha 2022 que ya estamos planificándola y mucha expectativa por la bodeguita nueva. Nuestra idea es agrandarnos, pero no demasiado. Queremos seguir teniendo el control de todo, manteniendo el concepto, y a su vez poder ofrecer a la gente una experiencia de mayor nivel turístico”, explica Tere y reafirma que hasta que la bodega funcione en su actual ubicación seguirán recibiendo visitas con cita previa.

A modo de despedida, y debajo del gazebo en el que conviven una prensa, una barrica y una despalilladora, Teresita y Cristian vuelven sobre su actividad en una bodega garage: “Siempre decimos que los grandes vinos, de las mejores bodegas del mundo, están hechos artesanalmente: en pequeñas cantidades y con una atención especial. Moor Barrio Wines es una bodega bonsai porque elaboramos solo pequeñas cantidades de vinos, pero cuidándolos hasta el último detalle. No es lo mismo elaborar en tu casa que en una bodega industrial. Hay cosas que hemos aprendido con el tiempo, pero creemos que es la mejor manera de producir vinos con estilo propio y la calidad necesaria para competir con aquellos grandes vinos de referencia”.

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre