Causas, síntomas y prevención de los problemas circulatorios sanguíneos.

Para tener una buena circulación es esencial que nuestro sistema circulatorio (arterias, venas y capilares) se encuentren sin alteraciones para que la sangre fluya adecuadamente por todo el cuerpo, lo que permitirá que tanto el oxígeno como los nutrientes y todas las sustancias necesarias para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, lleguen mejor a las células de los distintos órganos como el tejido muscular, el cerebro, el corazón y los riñones, entre otros.

La “circulación” es un proceso en el cual la sangre es bombeada desde el corazón y se distribuye por todo el cuerpo a través de las arterias. Conforme circula la sangre, el oxígeno se distribuye, al igual que los nutrientes, a las células, eliminando los desechos del cuerpo, para que, finalmente, esta regrese al corazón y sea enviada a los pulmones para ser oxigenada nuevamente y reiniciar todo el proceso.

Una mala circulación sanguínea, irá debilitando y apagando la energía de cada órgano. Además, puede traer consecuencias graves para el organismo como problemas cardiovasculares que pueden provocar paros cardíacos, diabetes, ictus, artritis, hipertensión, además de verse afectados todos los órganos que intervienen en estos fallos como son los riñones, el páncreas, etc.

Te proponemos 6 ejercicios muy fáciles para mejorar la circulación de la sangre.

Las principales causas de los problemas circulatorios

Los problemas circulatorios se dan, principalmente, en personas con hábitos de vida sedentarios, con obesidad, y con una mala alimentación y nutrición diarias. También pueden verse afectados por ellos las personas que sufren hipertensión arterialfumadores y mujeres embarazadas. Aunque estos son los factores determinantes para tener una mala circulación sanguínea, otras causas como algunas enfermedades o una mala postura en el trabajo, etc., podrían ser también la razón.

Señales de una mala circulación sanguínea

De acuerdo con los especialistas, los síntomas que se experimentan cuando una persona padece problemas circulatorios incluyen:

  • Entumecimiento y hormigueo en las manos y en los pies.
  • Manos y pies fríos.
  • Hinchazón en los pies, tobillos y piernas.
  • Pérdida de memoria y dificultad para concentrarse.
  • Problemas digestivos.
  • Fatiga.
  • Dolor articular y muscular.
  • Cambios de color de piel..
  • Úlceras en las piernas o los pies.
  • Venas varicosas.
  • Calambres.

En caso de notar alguno de los síntomas mencionados, es importante consultar a un especialista para un diagnóstico.

Efectivos ejercicios para una mejor circulación de la sangre

Para mantener el cuerpo saludable, es recomendable mantener una buena circulación sanguínea. Es importante reconocer que la vida sedentaria puede ser un elemento clave en la mala circulación de la sangre, algunos ejercicios incluyen:

Elevaciones de piernas

Hacer elevaciones y flexiones en las piernas ayuda a favorecer la circulación en las mismas gracias a que estimulan el flujo sanguíneo. Solo se debe alzar las piernas hacia el techo y extenderlas tanto como sea posible. Después puede flexionar las rodillas y volver a estirar hasta completar al menos 20 repeticiones con movimientos alternos.

Separaciones de piernas

Elevar las piernas facilita el retorno de la sangre, evitando la formación de várices y arañas. Lo único que se debe hacer es elevar las piernas, separarlas y juntarlas, repitiendo y manteniendo un equilibrio mientras se realiza el ejercicio.

Caminar

Por lo menos de 30 a 40 minutos diarios logrará mantener la buena circulación de las piernas. Puede caminar primero 10 minutos y luego intentar subir el ritmo los otros minutos. De esta forma, trabajará y ejercitará los músculos promoviendo el flujo sanguíneo y fortaleciendo los vasos sanguíneos.

Mover los pies

Los pies son una base importante para la circulación que generalmente se olvida. Por ello, sentado ya sea en un sillón, silla o sofá, estire las piernas al frente y comience a hacer movimientos de un lado al otro con los pies. Puede aprovechar cuando deba estar sentado por mucho tiempo para realizar este ejercicio al menos por 3 minutos.

Bicicleta

Ya sea montando en una bicicleta o en el piso con las piernas elevadas, este ejercicio ayudará mucho a la circulación. Puede tumbarse en el piso, elevar las piernas y comenzar a moverlas imitando el movimiento que se hace cuando se anda en bicicleta. Sentirá un alivio al instante. Es recomendable repetirlo todos los días.

Yoga para mejorar la circulación de la sangre

El yoga es una actividad que beneficia en muchos aspectos al cuerpo, además de ayudar con la circulación del cuerpo gracias a sus posiciones corporales y al uso de la respiración profunda. El yoga puede estimular la circulación sanguínea.

Además de los ejercicios mencionados anteriormente, mantener un peso saludable es esencial para evitar problemas circulatorios. Si una persona sufre sobrepeso, es probable que sea más propensa a padecer problemas circulatorios. En caso de ser una persona acostumbrada a la actividad física, puede aumentar la dificultad como en lugar de caminar, trotar o correr. También puede consultar a un médico que ayude a reducir los problemas circulatorios o evitarlos a una edad temprana.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre