Desde hacer un inventario de tus pertenencias hasta arreglar los armarios. Confiá en nosotros, podés sacarle mucho más provecho a tu hogar.

La necesidad de ser creativos con espacios de vida modestos se ha vuelto primordial.
Aún con metros limitados, hay muchos trucos de diseño para maximizar el espacio que tenés, paredes móviles, enchufes deslizantes, camas ocultas… También vale la pena invertir en muebles inteligentes y listos para usar, ya que brindan la mayor funcionalidad posible.

Los expertos en diseño lo tienen claro: el almacenamiento debe ser una de sus mayores preocupaciones al equipar una casa pequeña. Aquí hay cinco soluciones para guardar todas tus cosas.

  1. Haz un balance de tus pertenencias y tu espacio

Este paso es esencial para crear un plan de almacenamiento. En el proceso de creación de soluciones de almacenamiento, encontrarás que es posible que no necesites todo lo que tenés que almacenar.

Antes de invertir en muebles o emprender un proyecto de diseño, evaluá la cantidad de cosas que conservarás. Luego, determina cuánto espacio necesitarás. Hay una psicología en ello. Por ejemplo, si necesitás un gabinete de suministros de limpieza, deberás saber el tamaño y la cantidad de productos que utilizas para que todo encaje.

Una vez que hayas hecho un inventario de tus pertenencias, echá un vistazo a tu espacio y determina qué funciones necesitarás hacer en cada habitación.

  1. Los diferentes artículos necesitan un almacenamiento diferente

El siguiente paso es descubrir la mejor manera de almacenar todo. Elegí los elementos con los que estás tratando todos los días, en lugar de los que no tocarás durante seis meses. Reserva espacios convenientes y de fácil acceso en tu apartamento para almacenar los artículos que usas a diario. Por otro lado, la ropa fuera de temporada y la decoración navideña pueden quedar relegadas a algo menos llamativo en tu hogar.

También, recomendamos separar los artículos duros de los blandos al considerar las soluciones de almacenamiento. Los contenedores de lona flexibles son ideales para almacenar artículos blandos como toallas y calcetines, mientras que los artículos más resistentes requieren soluciones más fuertes.

  1. Aprovechá al máximo el espacio de guardarropas existente

Si tu hogar viene con armarios empotrados, utilizalos al máximo. Podés instalar una barra para colgar de “segundo nivel” dentro del armario para artículos como pantalones o suéteres más cortos. Se trata de una instalación de bricolaje rápida y barata que podés aprender a hacer en línea.

Si tu armario tiene techos altos, sacá la barra existente y muévala hacia arriba para maximizar el espacio de debajo.

  1. Utilizá tu cama

No tenés que esconder tu cama en el techo, pero debés ser inteligente para potenciar el almacenamiento donde duermes. Si va a comprar una cama, considerá una canapé o con cajones a los lados.

  1. Se realista sobre las necesidades de los muebles

Antes de derrochar, piensa en tu estilo de vida. Se sincero sobre cómo usas el espacio y qué muebles se adaptarán a esos usos. Y el hecho de que un mueble pueda manipularse para muchos usos diferentes no significa que debas invertir en él.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre