Este es el momento para poner manos a la obra a nuestro jardín, recuperándolo y renovándolo. Te acercamos consejos muy útiles.

Por Claudio Doratto

Previo a la primavera es un buen momento para realizar diversas tareas que apunten a fortalecer, nutrir y embellecer nuestras plantas. Encarar pequeñas obras y el mantenimiento de herramientas también está entre las recomendaciones para estos días.

Agosto es un mes de poca actividad para nuestras plantas ya que sólo aquellas especies de invierno vegetan y florecen brindando su fresca presencia para aportar color a nuestro jardín.

Así, es, también, el último mes de “descanso” para arbustos y árboles que adornan nuestros refugios verdes y el momento de atender anticipadamente las posibles demandas de éstos para que se desplieguen en todo su esplendor durante la primavera y el verano. A continuación, una detallada lista de tareas a realizar.

LA PODA

Si bien todas las plantas tienen características particulares y reconocemos las diferencias entre un rosal, un árbol destinado a dar sombra y un frutal; hay cuestiones que son comunes al momento de acercar nuestra tijera o serrucho a la planta.

En primer lugar, se debe realizar una “poda de limpieza”, que consiste en la eliminación de ramas secas, mal ubicadas o que hayan sufrido daños severos en alguna tormenta, por ejemplo. Luego, es probable que se deba realizar una “poda de formación”, si la planta es joven o ha crecido defectuosamente el verano anterior.

SIEMPRE SE DEBE CONTAR CON HERRAMIENTAS DE PODA LIMPIAS Y AFILADAS PARA QUE REALICEN CORTES SIN DESGARRAR TEJIDOS

Por último, tenemos la “poda de fructificación” –para el caso de los frutales y rosales- con el fin de que nos brinde sus flores a lo largo de la temporada. Sobre este punto y entre otras cuestiones, hay que tener en cuenta que siempre se debe contar con herramientas de poda limpias y afiladas para que realicen cortes sin desgarrar tejidos. Además, es preciso recordar que existen plantas como la corona de novia (Spiraea cantoniensis) que deben podarse luego de la floración. Hacerlo antes representa la eliminación de las ramas floríferas.

LAS NUEVAS PLANTAS

Este mes también es el momento de colocar aquellas plantas que se venden en los viveros a “raíz desnuda”. Si se trata de rosales es conveniente dejarlos en agua unas 48 ó 72 horas para que se hidraten los tejidos antes de llevarlos a su lugar definitivo. Es importante revisar las raíces para asegurarnos de que no estén enfermas o en malas condiciones y, si es necesario, repasar los cortes que en ellas se encuentren con una buena tijera. Por otra parte, agosto es el momento para trasladar aquellas plantas a un nuevo lugar del jardín con el cuidado de hacerle el menor daño posible a las raíces.

ES EL MOMENTO PARA TRASLADAR AQUELLAS PLANTAS A UN NUEVO LUGAR DEL JARDÍN CON EL CUIDADO DE HACERLE EL MENOR DAÑO POSIBLE A LAS RAÍCES

ABONADO

Otra tarea oportuna a realizar es la incorporación de compost, guano o humus de lombriz para mejorar la estructura del terreno y permitir una mayor retención de agua así como mejor aireación de las raíces. El abono también sirve para activar la vida de los microorganismos del suelo, que facilitarán el aprovechamiento de los nutrientes.

Mulching o acolchado

Se trata de utilizar restos de materia vegetal provenientes de nuestro jardín (hojas, restos de césped, hojas de pino, etc) o adquiridas en el vivero (cortezas de pino, grava, etc) que se colocan a los pies de las plantas. Entre las diversas aplicaciones de esta práctica, vale mencionar que en esta época protege las raíces de las aún bajas temperaturas mientras que en primavera-verano evita que el suelo pierda rápidamente la humedad y dificulta la emergencia de las malezas.

PREVENCIÓN DE PLAGAS

Si el año anterior se ha sufrido del ataque de pulgones, cochinillas, arañuela, hongos u otra enfermedad, es conveniente tomar ciertas medidas preventivas. Éstas pueden ir desde características específicas de la poda hasta emplear productos orgánicos con el fin de controlar hongos e insectos.

Es aconsejable, no obstante, consultar a un especialista cuando se trata de mantener a raya las plagas y enfermedades en nuestras plantas.

OBRAS

Como el jardín no nos demanda mucha actividad, nos permite incorporar elementos como pérgolas y fuentes además de realizar nuevos canteros o rocallas que hagan de esta temporada un sector de relajación y disfrute aún mayor.

En este contexto también se pueden realizar algunos almácigos de plantines florales para el verano o para la huerta.

ESTE MES NOS PERMITE INCORPORAR ELEMENTOS COMO PÉRGOLAS Y FUENTES ADEMÁS DE REALIZAR NUEVOS CANTEROS

REVISIÓN DEL RIEGO POR ASPERSIÓN

El mes de agosto es ideal para controlar el correcto funcionamiento de todos los elementos que forman nuestro riego. Realizar la limpieza de filtros, regular las boquillas y reemplazar aquellas piezas que no funcionen correctamente debido al desgaste o rotura, son algunas de las actividades a llevar adelante.

PUESTA A PUNTO DE LA MAQUINARIA

Si es de las personas que disfrutan del trabajo en el jardín, el mes previo al comienzo de la primavera sirve para afilar la cuchilla de la cortadora de césped, hacer el cambio de aceite y filtro o dejar bien limpias y en condiciones todas las herramientas de mano. Estas prácticas, que se deben repetir a lo largo del año, nos asegurará -además- el no propagar enfermedades entre nuestras plantas.

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa de agosto. Ingresá a la edición digital para leerlo igual que en el papel, haciendo click.

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre