More

    Las flores de otoño embellecen cualquier jardín, balcón o terraza. Te mostramos las más lindas y cómo debés cuidarlas.

    Aunque el verano llegue a su fin, eso no significa que las flores también lo hagan. En otoño, las dalias, los crisantemos, las anémonas de otoño y compañía son las estrellas que florecen en los jardines y los balcones.

    Las flores de otoño más populares incluyen anémonas, crisantemos, gladiolos, ásteres otoñales y dalias.

    Las plantas resistentes y fáciles de cuidar se encuentran entre las flores de otoño más populares. Te mostramos las variedades y plantas perennes más lindas para adornar tu jardín o terraza en otoño.

    Las flores otoñales más populares 

    Las flores de otoño más populares incluyen anémonas, crisantemos, gladiolos, ásteres otoñales y dalias. Todas estas flores de otoño florecen cuando las de verano han perdido su belleza.

    Si se combinan diferentes plantas entre sí, se puede crear una hermosa mezcla en el jardín. La mayoría de estas flores otoñales también quedan bien en el balcón, donde destacan en macetas o jardineras.

    1. ANÉMONA HUPEHENSIS

    Entre las flores de otoño, las anémonas de otoño (Hupehensis) se encuentran entre las flores más hermosas. Con mucho cuidado, florecen en el mismo lugar durante años y alegran la vista con flores del blanco al rosa pálido.

    Las anémonas se plantan en primavera para que puedan desarrollar completamente su floración en el primer otoño. Plantadas en un recipiente grande, también son ideales como flores de otoño para el balcón.

    La anémona de otoño prefiere los suelos húmedos y se puede plantar en lugares parcialmente sombreados. La proximidad a las paredes es ideal para que la planta se proteja del viento y el sol directo.

    Es una planta perenne y también puede pasar el invierno en el jardín. Para protegerla de las heladas, las hojas de otoño esparcidas por el suelo van muy bien. Plantadas en maceta en el balcón o terraza, también se puede cubrir con maleza.

    1. CRISANTEMOS

    Los crisantemos son fáciles de cuidar. Sus innumerables flores, que pueden ir del amarillo al rosa al violeta, hacen de esta flor otoñal una verdadera atracción de agosto a diciembre.

    La planta prospera bien en la maceta del balcón y en un macizo de flores. El crisantemo se puede colocar en un lugar soleado o parcialmente sombreado, por ejemplo, en el área de la puerta de entrada.

    Hay dos formas de invernar esta planta:

    Colocá la maceta en una habitación fresca con suficiente luz. Cortá bien la planta de antemano para que vuelva a crecer por completo el próximo año.

    Podés dejar que la flor hiberne al aire libre. En este caso, también debés cortarla bien y cubrirla con un vellón de jardín para protegerla.

    1. GLADIOLOS

    Los gladiolos le dan al jardín un toque noble. Alcanzan alturas de hasta 1,5m y producen flores en una amplia variedad de colores. Los bulbos se plantan en primavera y deben almacenarse en un lugar fresco y oscuro durante el invierno.

    1. ÁSTERES

    Hay muchas especies de ásteres. Los otoñales florecen de color blanco, morado o rojo. Las flores tienen varias formas y, a veces, se parecen a las dalias, crisantemos o margaritas.

    Algunas variedades también crecen bastante bien en macetas y, por lo tanto, son adecuadas como espléndidas flores de otoño para la terraza o el balcón.

    A la mayoría de las especies les gustan los lugares soleados y los suelos sueltos. Podés plantar ásteres otoñales en lecho hasta principios de otoño. Esto le da a la flor el tiempo suficiente para echar raíces antes de la primera helada.

    No todas las especies de áster son igualmente resistentes al invierno. Podés protegerlas del frío con una capa ligera de tierra de abono. También ayuda si colocás las ásteres contra la pared de una casa y extendés vellón o yute sobre ellos.

    1. DALIAS

    Las dalias se caracterizan por sus grandes flores, que se encuentran en muchos colores, tamaños y formas. Florecen casi todo el año.

    1. BEGONIAS

    Las begonias florecen de verano a otoño, como plantas de interior incluso en invierno. La planta se puede mantener tanto como planta de balcón como en el macizo de flores.

    Tené cuidado de no plantar las begonias a la luz solar directa.

    Regá la flor de otoño dos o tres veces por semana, dependiendo de la temperatura exterior. Debés evitar el encharcamiento.

    Antes de que llegue la primera helada, debés entrar las macetas en casa. En el caso de plantas en maceta, debería ser suficiente dejar los tubérculos en el sustrato seco. Es importante que los tubérculos no estén húmedos de ninguna manera. En una habitación, las begonias hibernan sin ser regadas, pero solo rociadas de vez en cuando.

    Las más leidas

    Las seis flores de otoño más hermosas

    Compartir esta nota:

    Últimas noticias

    Tu mesada vanguardistas llegó a tu espacio “culinary”

    Este 2024 trae consigo innovación y estilo a nuestras cocinas con una variedad de tendencias que fusionan funcionalidad...

    Todo lo que querés saber sobre el mundo “curvi”

    Este año 2024 trae consigo una ola de innovación en el diseño de interiores, donde las formas curvas...

    La simplicidad con significado llegó a tus espacios

    Una atmósfera sin sobrecarga, pero que interpele y abrace las necesidades de quienes la habitan en esta época...

    Rincones de lectura, los refugios del alma

    Este tipo de espacios invitan al relax, la introspección y a poner al mundo en pausa, por un...
    Advertisment ad adsense adlogger