More

    Tips fundamentales para evitar la deshidratación de tus plantas

    Compartir esta nota:

    En esta nota, descubrí todos los secretos para que tus plantas en maceta sobrevivan durante tus vacaciones.

    Por Prof. Claudio Doratto. www.claudiodoratto.com

    Si tenés un jardín con riego automatizado es posible que lo que hoy te cuento no sea una necesidad. O sí, si tenés plantas en macetas dentro de tu hogar, un balcón o una terraza.

    Cuando nos tomamos unos días de descanso para ir de paseo puede que dos temas nos preocupen, las mascotas y las plantas.

    En mi caso resuelvo ambos puntos con una persona de confianza que viene a casa y se queda al cuidado. 

    Pero como la variedad de situaciones posibles es muy extensa, al igual que las soluciones, me centraré solamente en unas pocas opciones comerciales para el riego de las plantas en macetas.

    Antes que nada, veamos qué es el estrés hídrico y cuáles son sus consecuencias para las plantas.

    El estrés por déficit hídrico o por sequía se produce en las plantas en respuesta a un ambiente escaso en agua, en donde la tasa de transpiración excede a la toma de agua. Esto afecta directamente de diferentes formas de acuerdo con la gravedad de la situación.

    Pasarán un par de cosas invisibles a nuestros ojos antes de que veamos los síntomas que nos harán sonar las alarmas de alerta.

    Lo primero que observaremos es que se decae la planta (marchitez) e incluso en algunas especies se pueden caer algunas hojas para reducir la pérdida de agua por transpiración (defoliación).

    En un comienzo del proceso de marchitez es completamente reversible, podemos regar y la planta se recupera sin mayores problemas, pero si avanza, la recuperación no será completa y tendremos daños permanentes como pérdida de hojas, flores y frutos. Si persiste por más tiempo, la planta se seca y muere.

    El agua de riego vuelve a la atmósfera por dos caminos, la evaporación desde el suelo o el sustrato de una maceta y por la transpiración de las plantas por lo que debemos ir reponiendo lo “evapotranspirado” para que todo esté en equilibrio.

    Por lo tanto, si no queremos perder plantas durante las vacaciones, debemos asegurarnos de que no falte el agua.

    Y ojo, que el exceso a lo largo del tiempo es más grave que una leve falta.

    Las posibles soluciones al riego en vacaciones y el resto del año son:

    • Ollas de autorriego (Reservorios cerámicos de agua)

    Es una opción simple y válida cuando se estará ausente por pocos días. Consiste en una pequeña vasija de arcilla porosa que deja pasar el agua por sus paredes a medida que el sustrato de la maceta se va secando.

    Suelen ser útiles cuando el contenedor cuenta con el espacio para enterrar la vasija.

    Existen una gran variedad de tamaños y modelos para resolver la mayoría de las necesidades.

    • Macetas autorregantes

    Al igual que en el caso anterior nos permiten distanciar la frecuencia de riego al contar con un reservorio que irá aportando el agua a medida que la planta la necesite.

    Las ventajas sobre la solución previa son además de la multiplicidad de modelos, tamaños y colores que se ofrecen en el mercado que posibilitan decorar ambientes, es que no estaremos rompiendo raíces o colocando un elemento externo para regar. 

    • Riego por goteo

    Esta es una solución un poco más compleja de implementar porque ya estaremos automatizando el aporte de agua, pero no creas que tanto. 

    Consiste en colocar una pequeña estaca con un gotero de caudal fijo o regulable conectado por un microtubo a una manguera de riego.

    Esa manguera se conecta a un controlador o programador de riego que puede ser un circuito adicional al riego por aspersión o a una canilla a través de un programador especial alimentado por baterías alcalinas que duran alrededor de un año.

    Es por lo tanto un sistema que nos evitará estar todo el año pendiente del riego para solamente verificar su correcto funcionamiento.

    Es ideal para emplear en terrazas, jardines internos y balcones.

    Como aspecto negativo es que debemos ocuparnos de ocultar todo el sistema de riego sin no queremos verlo.

    • Goteros con depósito

    Una variante del anterior consiste en unos goteros con reservorio de agua, que se colocan en cada maceta. El depósito en algunas alternativas comerciales se asemeja a una copa y llenándola nos podremos quedar tranquilos por unos días.

    Dentro de esta categoría podremos encontrar algunos modelos donde el reservorio de agua está compuesto por una botella de plástico.

    También encontrarás opciones de este sistema para que armes un circuito que riegue varias macetas con un único depósito de agua como podría ser un bidón de 20 litros convirtiéndose en una opción de riego por goteo sin automatización.

    Como verás, hay muchas opciones para que tus plantas no pasen sed mientras disfrutás de unas merecidas vacaciones.

    ¿Querés leer la edición interactiva digital de la Revista ClubHouse? Hacé clic aquí.

    Las más leidas

    Más artículos de esta temática

    Cuatro tips para quemar calorías sin esfuerzo

    Si bien hay varias maneras de mantener un buen estado físico, hay algunos hábitos que podés incorporar para...

    Recorré una vivienda cubierta por árboles y plantas

    En la isla Sri Lanka ubicada en medio del Océano índico, se encuentra esta increíble casa inmersa en...

    Cómo crear rincones amplios y luminosos

    Las ventanas son ideales para abrir las salas y darle un toque luminoso y especial a tus interiores....

    Descubrí cuál es la fuente ideal para tu jardín

    El sonido del agua es el complemento perfecto para un paisaje colmado de plantas a la luz del...