Las bóvedas y arcos han despertado curiosidad a lo largo de la historia de la arquitectura. Conocé su funcionamiento, evolución y aplicación en la actualidad.

Por Arq. María Florencia Oña La Micela. Contactala aquí

Son de los elementos estructurales que más curiosidad han despertado a lo largo de la historia de la arquitectura. Se usaban frecuentemente, ya que permitían abrir huecos en los muros y cubrir grandes luces con ladrillos o mampostería.

Su uso se remonta a las primeras civilizaciones, siendo los romanos los que lo empezaron utilizar extensivamente en la obra civil, perfeccionando de tal modo la técnica de construcción que aún hoy en día se mantienen en pie numerosos ejemplos.

El Kimbell Art Museum es uno de los ejemplos más notables de la arquitectura moderna, construido en la segunda mitad del Siglo 20.

Es considerado una de las mejores obras construidas de Luis Kahn y uno de los más bellos museos en el mundo.

Situado en Amon Square Park, un complejo cultural que incluye teatros, auditorios y otros museos diseñados por arquitectos renombrados.

El edificio se organiza en tres secciones. Seis estructuras abovedadas son ubicadas lado a lado, con cuatro en el medio; con un total de dieciséis  de estos elementos abovedados, midiendo seis por treinta metros. En el centro del lado oeste, enfrentando el parque, dos galerías abovedadas se eliminan para hacer espacio para el acceso principal. Una de las características más llamativas del edificio son los tragaluces, que corren la longitud completa de cada bóveda y dotan a las áreas de exhibición de una luz difusa, uniformemente distribuida y bella. La luz fue esencial en la planificación del edificio.

Las bóvedas y arcos han despertado curiosidad a lo largo de la historia de la arquitectura.

La casona Sforza se ubica en la Costa del Pacifico de Oaxaca, México. Diseñada por el arquitecto Alberto Kalach, surge a partir de los valores del entorno, la contemplación y el respeto del medio ambiente.

“Los sabinos, los mangles, los tules y los robles abrazan este exuberante refugio para privilegiar un reencuentro con lo esencial y la belleza natural sin artificios”.

La construcción se compone de tres volúmenes que se vinculan con un corredor apergolado. Estos volúmenes se componen de diez bóvedas de cañón corrido que miran de frente al mar del Pacífico, otorgando espectaculares atardeceres en tonos rojizos y facilitando las dobles o triples alturas, así como la correcta circulación del aire, siendo la costa un sitio con clima tropical cuya media anual oscila en los 20ºC.

Tanto los espacios interiores como exteriores, están diseñados integralmente siguiendo el concepto general y los tonos terrosos en donde los tabiques y los recubrimientos hechos en la región, parecen estar constituidos por la misma arena de la costa.

Su uso se remonta a las primeras civilizaciones.

La casa S2 por Bellafilarquitectes, ubicada en Girona, España; fue diseñada como una residencia de verano para una pareja con dos hijos.

Debido a las regulaciones locales, es una vivienda de planta única. Se respetan los arboles existentes en el sitio. La estructura se realiza con muros de hormigón armado de 2.1m de alto, los cuales soportan una cubierta abovedada. La terminación final es realizada con piezas vitrificadas color verde realizadas en la zona. Los muros de hormigón se extienden más allá del interior generando dos patios semicirculares, uno contenido dentro del otro. Conformando dos espacios de diferentes escalas y características que protegen la privacidad.

La evolución a lo largo de la historia de estos elementos estructurales fundamentales, se basa en el uso de los materiales disponibles, la utilización de nuevas herramientas, el perfeccionamiento de la técnica constructiva y la comprensión de su comportamiento estructural.

¿Querés leer la edición interactiva digital de la Revista ClubHouse? Hacé clic aquí.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

 

 

 

 

 

 

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre