La iluminación de los espacios juega un papel fundamental a la hora de crear el estilo que deseamos en alguna habitación. Te contamos todo lo que necesitás saber para lograrlo. 

No es necesario ser un experto en interiorismo para saber que la iluminación es una parte esencial de cualquier proyecto de diseño y decoración de interiores. Pero hay algunos secretos que te vendrán genial para lograr el tipo de iluminación que deseás. 

Las luminarias son elementos con carácter propio y contribuyen notablemente al atractivo de cualquier ambiente. Pero hay más, aspectos como la temperatura del color, el tipo de iluminación y el diseño son claves para explotar todo su potencial. Por eso hemos recopilado algunos consejos que serán de gran utilidad. 

Lo primero que debés saber es que, en todo proyecto de iluminación, es importante tener en cuenta la luz natural. Su aporte es clave para el atractivo del conjunto y combinarla con una buena propuesta de iluminación artificial resulta fundamental para alcanzar el éxito.

Tener claros los tipos de iluminación que podés incorporar a tus habitaciones es otra de las cuestiones fundamentales. No es lo mismo tener que definir la iluminación general del ambiente, que incluir una iluminación puntual o decorativa. Cada una de ellas exigirá un tipo de luminaria. También vas a tener que elegir entre luz cálida, fría o neutra para crear el espacio perfecto.

Con los conceptos anteriores claros será el momento de empezar a pensar qué esperás de cada habitación. La planificación es fundamental, sobre todo, para poder definir el tipo de lámparas más apropiadas para conseguir tus objetivos.

Pensá para qué vas a utilizar la habitación en cuestión. Definí los puntos de luz que necesitás, el tiempo de encendido, la intensidad… todo esto será esencial. 

Con el croquis de cada ambiente definido es hora de elegir las lámparas. Para que la decoración lumínica resulte atractiva y funcional, podés combinar diferentes sistemas. Lámparas de pie, empotrables, apliques de pared, lámparas colgantes… Buscá siempre las que se ajusten a tus necesidades y gustos.

Algo a tener en cuenta: unas lámparas de techo que cuelguen bajas harán que los techos parezcan más altos. Por el contrario, unas luminarias que emitan luz hacia el techo harán que el espacio parezca más grande.

La posibilidad de crear juegos visuales es una de las ventajas que tiene decorar con lámparas, no en vano, la luz es un recurso más que atractivo para engañar a la percepción. Solo tenés que colocar tus luminarias a distintas alturas y vas a conseguir efectos de todo tipo.

Para que la decoración lumínica resulte atractiva y funcional, podés combinar diferentes sistemas.

Además, es esencial asegurarte de elegir lámparas que no solo resulten atractivas en términos estéticos, sino que iluminen correctamente. En ocasiones, en nuestro afán de crear una decoración lumínica interesante no acertamos con la elección de las luminarias: las piezas resultan divinas apagadas pero dan una luz que no resulta útil o atractiva.

Otro aspecto que no podés dejar de tener en mente es que para iluminar correctamente un espacio, también entra en juego la búsqueda del equilibrio. No se trata de sobreiluminar ciertas áreas en detrimento de otras, la clave está en distribuir las luminarias armónicamente por toda la habitación. Así, podrás crear efectos deseados. 

Siguiendo estos tips, podrás conseguir la iluminación que deseás y generar un ambiente que, además de ser estéticamente genial, será útil y cómodo. 

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre