Recopilamos los mejores trucos y consejos para mantener las alfombras como nuevas temporada tras temporada.

Las alfombras son uno de los mejores complementos para la decoración de nuestros hogares. Visten las diferentes estancias, aportan calidez, protegen nuestros suelos e, incluso, nos permiten ir descalzos por casa hasta en los días más fríos. Pero, no todo son ventajas, las alfombras también pueden convertirse en un criadero para el polvo, los ácaros, los gérmenes y las bacterias.

Para conseguir que tu moqueta y alfombras se conserven impecables como el primer día, solo tenés que tener en cuenta unos consejos muy sencillos:

  1. Si tus alfombras necesitan una limpieza rápida y sin complicaciones, sin duda, tu opción son los polvos de limpieza. No se necesita equipamiento especial y los resultados son excelentes. El proceso es muy sencillo, primero, tendrás que aspirar en profundidad la alfombra y después esparcir los polvos de limpieza sobre ella y trabajarlos. Tras un breve tiempo de actuación, se puede aspirar el polvo incluso con un robot aspirador de mano, si queremos ser más minuciosos. Los polvos limpiadores, además de eliminar manchas difíciles de grasa de las alfombras, logran eliminar muchas de las sustancias que provocan múltiples alergias, como, por ejemplo, los ácaros. ¡La alfombra quedará como nueva de una forma muy rápida y sencilla!
  2. Para que las moquetas y alfombras estén más tiempo como nuevas, y también para avivar y devolver los tonos originales, deberás rociar sobre ellas una generosa cantidad de sal común y dejar que actúe durante 24 horas. Al día siguiente, pasa la escoba o el aspirador y verás que los resultados son sorprendentes. Si no tenés tanto tiempo y necesitás limpiar la alfombra rápidamente y además eliminar olores y desinfectarla de parásitos, espolvoreá con abundante bicarbonato sódio sobre ella. Dejá que actúe durante 15-20 minutos y después pasá la aspiradora.
  3. Para devolver a tus alfombras sus tonos vivos originales, cubrilas con hojas de té secas -que previamente habrás utilizado en infusión- y dejá que actúen durante toda la noche. Al día siguiente pasá un cepillo humedecido en agua y amoníaco. Quedarán como nuevas.
  4. Para la limpieza de tus alfombras, utilizá una mezcla compuesta por agua templada, un chorro de amoniaco y el zumo de un pepino. Quedarán impecables.
  5. Si has dejado barro con la suela de los zapatos en la moqueta, esperá a que se seque y después frotá con la mezcla de un litro de agua y una cucharada de amoniaco.
  6. Cuando el etiquetado lo permita, las alfombras de lana quedarán perfectas lavándolas con un detergente suave. No olvidés añadir al último aclarado un chorro de vinagre.
Foto Métodos infalibles para eliminar la suciedad de las alfombras fácilmente

Eliminar señales en las alfombras

  1. Si lo que deseás es eliminar las señales que ha dejado un mueble sobre tu alfombra, bastará con que apliqués sobre el lugar prensado por el apoyo, un paño mojado en agua templada. Pasá por encima una plancha bien caliente, pero sin efectuar ningún tipo de presión. Debés pasarla más de una vez hasta que el paño esté completamente seco. De esta forma conseguirás que la lana se enderece y las marcas desaparecerán.
  2. Si tenés una pequeña quemadura de cigarrillo en la alfombra que dejó una señal que afea la alfombra, frotala con papel de lija suavemente y mediante movimientos circulares.
  3. Además, si pensás guardar las alfombras hasta después del verano y querés evitar que pierdan sus tonos originales mientras estén enrolladas, rocíialas con agua con gas. Después, dejalas secar antes de cepillarlas. Recordá cubrir la alfombra con una sábana y guardala en un armario fresco y sin humedad para que se mantenga en perfectas condiciones hasta el próximo invierno.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre