Para planificar un tipo de iluminación menos convencional en el baño, lo conveniente es estudiar la idea en la fase de proyecto. De esta forma, se proyectará de acuerdo a la distribución, se tendrá en cuenta en el diseño de mobiliario y formará parte del proyecto de electricidad e iluminación de este ambiente, lo que también es útil para determinar modelos y precios.

Arquitectos e interioristas son los profesionales que pueden asesorar sobre la mejor iluminación para el baño. Por ejemplo, hay baños que requieren una iluminación de mayor calidad, tanto a nivel estético, como lumínico. Es el caso de los baños en suite e integrados en el dormitorio.

Se puede decir que hay dos vías de diseño: la iluminación que agrega un punto decorativo al baño, por el tipo y modelo de luminaria, y la que sorprende por el sitio donde se ha instalado. En todo caso, los dos tipos, por tratarse de un espacio muy acotado, suelen concebirse como apoyo de la iluminación general y funcional.
  • Lámparas de suspensión. Ubicándolas sobre la encimera o mueble del lavabo es donde se le saca más partido visual, ya que se trata del foco principal del espacio. Para que no moleste al usar el espejo, lo mejor es instalarla en una esquina. Se pueden poner solas o en grupos a distintas alturas o al mismo nivel. Conviene dotarlas de interruptor independiente para dar más opciones de uso.
En este ejemplo, de Molins Design, se ha optado por instalarlas a ambos lados del espejo, participando de esta forma en la iluminación ambiental, con un concepto menos rígido.
  • Lámparas de pared. Con las luminarias de pared se puede conseguir una luz más brillante y funcional. Por eso, indagando en la posibilidad estética de ciertos modelos, además de conseguir una iluminación decorativa, se puede obtener una iluminación puntual y efectiva también para la zona de espejo. Veamos dos ejemplos: uno que sorprende por el diseño de la luminaria y otro, por su ubicación.

En este aseo, diseñado por Egue y Seta, se ha elegido un aplique de pared con dos difusores con bombilla led, que dan luz indirecta sobre la pared y puntual sobre el lavabo, ya que el difusor se puede girar. Así, aunque se trate de un modelo que se presenta como luz de lectura, es perfectamente compatible con el diseño de este espacio, tanto en escala como en color.

En este otro ejemplo, diseñado por CaSA – Colombo and Serboli Architecture, un aplique sencillo de vidrio opal forma parte de una composición muy plástica en combinación con el color de la pared y la forma del espejo. La diferencia en este caso está en la ubicación del aplique, que, por otro lado, mejora el uso del espejo con una iluminación lateral.

  • Retroiluminación. Con este tipo de efecto se consigue una iluminación que aporta teatralidad al baño, pero también practicidad, ya que se puede usar como luz de balizamiento, ideal si nos levantamos de noche, por ejemplo.

Se pueden emplear tiras de luz led, que al ser flexibles y de escaso espesor, se amoldan a todo tipo de superficies. Se instalan, por ejemplo, alrededor de un espejo, debajo de muebles o en hornacinas.

Otra ubicación que dará una iluminación tenue, pero suficiente para sorprender, es debajo de la encimera o del mueble del lavabo. Es una idea interesante también para ampliar visualmente el espacio y muy práctica para limpiar.
En cuanto a la ducha, se suele iluminar desde el techo y con focos empotrados. Pero hay más opciones: por ejemplo, recurriendo a focos encastrados en la pared, como en la propuesta de la imagen.

Otra opción consiste en emplear retroiluminación mediante tiras led ocultas en una fosa lineal. En ambos casos, tendrán que ser de bajo voltaje, 12 v y con protección al agua y polvo IP65, es decir, estancos al agua.

¿Mejorarías la iluminación de tu baño? 

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre