La Social Pizzería de Barrio, en Godoy Cruz, abrió las puertas de su casa para que todos sus clientes disfrutaran de una degustación sin cargo de esta bebida tan típicia que acompaña a la perfección a una exquisita porcón de pizza.

Por Florencia Da Souza

Cada varietal tiene su día. El vino Moscato -o moscatel, como se conoce la cepa en Argentina- no se queda atrás. El 9 de mayo es la fecha en la que se celebra esta uva de origen italiano y nada mejor que acompañar el brindis con una porción de pizza y de fainá.

Así lo pensó La Social Pizzería de Barrio y le hizo honor a este vino con una degustación para todos sus clientes con Moscato de Familia Crotta y, por supuesto, pizza y fainá.

Se sabe que si bien los tres productos tienen raíz italiana, la costumbre de consumir juntos pizza, vino moscato y fainá es una tradición porteña.

El moscato es un vino afrutado y dulce, de origen italiano, elaborado con uvas Moscatel, que armoniza con la muzarella, la salsa de tomates y también la cebolla dulzona de la fugazza. A principios del siglo XX, el inmigrante italiano José Eduardo Crotta fundó su bodega en Mendoza, y aprovechó la expansión de las pizzerías en los años 30 para vender este vino por copa haciéndolo popular en nuestro país

Los que viven por los alrededores de la esquina de San Martín y Juan B. Justo de Godoy Cruz aseguran que es imposible no tentarse con los colores y aromas del local. Una porción de muzza al paso con un traguito de moscato, o una fugazza rellena con una birrita, son una tentación ineludible.

La Social Pizzería de Barrio.

Cómo surge La Social

En noviembre de 2021 los empresarios gastronómicos Matías Szymanski, Leandro y Franco Fusari y Farid Mañanet decidieron abrir las puertas de este emprendimiento con un novedoso concepto para Mendoza. Se trata de La Social Pizzería de Barrio, que ofrece pizzas al molde o media masa, con una fórmula única y estudiada tanto para la masa como para la muzarella.

La original ambientación vintage de los años 70 emula un club de barrio con mobiliario retro y una cancha de básquet en el salón del primer piso. Asimismo, el local también cuenta con mesas en la planta baja y al aire libre en la vereda.

En La Social los comensales pueden degustar empanadas (típicas mendocinas, de jamón y queso, y de queso con cebolla), sándwiches de miga, fainá y diferentes variedades de pizza. Para terminar, los populares postres entre los que pueden optar son el tradicional flan casero, chocotorta, panqueques con dulce de leche y la torta balance. Para beber pueden pedir Moscato Crotta de 930 ml, cerveza de 320 o 500 ml, chopp, gaseosas, aguas y vino en pingüino. También fernet con coca o Aperol Spritz.

Un dato interesante es que los propietarios decidieron contratar personal mayor de 40 años tanto para cocina como para salón, demostrando compromiso social con la comunidad, ya que muchas veces a las personas de esa edad les es difícil conseguir empleo.

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre