Construida en un terreno de cuatro hectáreas, esta casa cuenta con un diseño pensado para adaptarse al clima seco que se caracteriza por temperaturas altas durante el día y bajas durante la noche.

Para el sistema constructivo principal, el equipo de Cherem Arquitectos decidió usar la tierra compactada del sitio con agregados naturales, lo que da un tono negro.

Los muros de 50 centímetros de espesor permiten aislar térmicamente los espacios interiores, brindando frescura o calor dependiendo de las horas del día y de las estaciones.

Estancia casa de Cherem Arquitectos
Enrique Macías

“Volumétricamente la casa resuelve cada uno de los espacios de manera independiente, generando 12 bloques conectados todo a lo largo por dos losas macizas y abriéndose a la naturaleza que los rodea por medio de vanos que nacen de piso a 2.44 metros de altura en grandes ventanales en cada cuerpo”, describieron los arquitectos.

Comedor Casa Cherem Arquitectos
Enrique Macías

Cada uno de los bloques fue posicionado con el objetivo de minimizar lo más posible el impacto sobre la vegetación (plantas y árboles) que estaban en el sitio antes de construir la vivienda.

Fachada Casa Cherem Arquitectos
Enrique Macías

 

Las persianas giratorias, así como los varios pasillos, patios –inspirados en las haciendas mexicanas que se organizan alrededor de ellos– y terrazas ayudan a proporcionar privacidad cuando se requiere, así como a controlar la entrada de luz natural y a aprovechar de las vistas del valle.

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre