Más allá de los programas que vemos en televisión, querrás leer esto antes de plantearte un lavado de cara de tu casa.

Los reality shows enfocados a las reformas son un éxito, al igual que los que van de relaciones y de fama rápida. Lo que nos lleva a soñar con un precioso hogar cuya transformación sea fácil, rápida y asequible. Según los profesionales, la realidad puede ser más cruda que lo que se ve. Así que vamos a revelar algunas verdades:

Mito #1: es un proceso sencillo

Si las remodelaciones fueran simples, estaríamos todos cambiando nuestras viviendas continuamente.

La televisión hace que parezca coser y cantar. Allí, en apariencia, una reforma importante se realiza en el espacio de 30 o 60 minutos mientras el propietario está fuera. Lo que los espectadores no ven son los cientos de personas que trabajan en esos proyectos las 24 horas del día, los 7 días de la semana para que esto suceda.

Mito #2: es barato

Los propietarios suelen creer que las renovaciones se pueden hacer de manera económica y rápida. Con algunas excepciones, no es así. Y punto.

Mito #3: puedes hacerlo vos mismo

Si no te atrevés a realizarte una cirugía o una extracción dental, es curioso lo factible que es que sí te arriesgues con el martillo. Salvo algunos temas concretos de bricolaje, los profesionales deben tener mucha experiencia y formación sobre cómo hacer las cosas de forma segura.

Mito #4: los productos que parecen iguales, son iguales

Podemos usar la analogía de un diamante para ilustrar este punto: una piedra grande se ve preciosa hasta que la ponés bajo un microscopio y te das cuenta de que no está clara y tiene muchas inclusiones. Por otra parte, podés tener una piedra pequeña que parece un arco iris en el sol. En esos casos, la piedra pequeña puede tener un tercio del tamaño pero cinco veces del valor. Dicho esto, lo podemos aplicar a griferías, o lo que se quiera.

Mito #5: la oferta más baja es la mejor opción

Si tres contratistas poseen una experiencia similar y un equipo capacitado, sus ofertas de proyectos deberían ser iguales. Es decir, optar por la oferta más baja y luego pagar para corregir los errores saldrá más caro que la oferta más alta.

Mito #6: una buena planificación puede evitar todas las sorpresas

Es necesaria, no nos cansamos de repetirlo, pero cada casa, nueva o vieja, puede contener algo inesperado. Fugas lentas no detectadas, plagas… problemas ocultos que no ves hasta que levantas el suelo o derribas la pared. La única forma de lidiar con la incertidumbre es destinar parte del presupuesto a ella.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre