Situado en el corazón de Maipú se alza iL Mercato, una construcción moderna con bases antiguas destinado a la oferta culinaria, de servicios y entretenimiento.

Al aire libre o cerrado, de carne, hortofrutícolas o pescado, más grandes o pequeños; el mercado central es el mejor lugar para descubrir lo más tradicional de un destino. Su amplia paleta de colores, sabores y aromas, sumado a su elegancia y originalidad lo transforman en el espacio correcto para conocer la vitalidad de una ciudad. Representa la historia, el pasado y el presente de su gente. Como polo gastronómico atrae a amantes del buen comer, pero, en otros casos, a aquellos curiosos que ven en su arquitectura detalles asombrosos.  Surgido con la industrialización, lo que permitió mejoras en la producción así como en el transporte y la conservación de los alimentos; éste espacio -que durante años se organizó a cielo abierto- necesitó cobijarse bajo alguna estructura estable que, con el tiempo, fue potenciando su imagen a través de edificios sorprendentes y de gran calidad arquitectónica.

En Mendoza, recientemente inaugurado, encontramos iL Mercato, un majestuoso edificio desarrollado por Grupo Armentano ubicado en Maipú y proyectado por el estudio Castro Valenzuela Arquitectos, CVARQ. Sobre un terreno de 5000 m2 y una superficie de 1500 m2 cubiertos, este polo gastronómico situado en Ozamis y 25 de mayo -pleno corazón del departamento mendocino- cuenta con 8 restaurantes, 25 locales y capacidad para 525 comensales. Más allá de sus bondades y requerimientos de los consumidores; vamos a hacer un recorrido en la belleza de su obra.

La arquitectura de iL Mercato evoca las construcciones de fines del siglo XIX y  principio del siglo XX.  Durante esta década  Mendoza marcó una etapa importante en la Revolución Vitivinícola en la cual se destacó la construcción de bodegas cargadas de Arquitectura Europea, proveniente de los inmigrantes que llegaron del viejo continente para radicarse en tierras cuyanas. Fue un viaje por Madrid y la visita al Mercado de San Miguel, el que despertó el interés de los profesionales y los llevó a imaginar un mercado de carácter arquitectónico en Maipú. Luego llegó el contacto con Nicolás  Armentano, desarrollador inmobiliario referente del departamento, con quien decidieron avanzar en esta colosal idea maipucina. Para poder dar vida a esta obra es que los arquitectos se empaparon de las características de los mercados americanos, europeos y latinoamericanos para entender los conceptos generales y poder adaptarlos a Mendoza y su gente.

Su arquitectura industrial nos recuerda un antiguo bodegón, con fachadas en ladrillo visto y grandes ventanales, imagen semejante a varias bodegas que en nuestros recorridos diarios acostumbramos ver. Se desarrolla principalmente en una única nave longitudinal de 20 metros de ancho por 70 metros de largo y 10 metros de altura. Con piso interior de hormigón alisado pulido, grandes vigas, columnas metálicas y paredes de ladrillo visto -tanto interior como exterior- que se realizaron de manera manual y artesanal.   A su vez, se utilizaron nuevos y modernos materiales como el caso de paredes y techos construidos en  chapa plegada de color negro con un material aislante en su interior para optimizar los sistemas de calefacción interna tanto en verano como invierno. Las cuatro entradas a los distintos puntos cardinales están trabajadas en ladrillo visto como las viejas bodegas, arcos de medio punto, detalles de sardinel y molduras trabajadas en el mismo ladrillo remarcando detalles de terminación con estilo. 

Grandes aberturas vidriadas que permiten tener iluminación natural durante todo el día y, a través de las cuales, observar amplios pasillos repleto de productos gastronómicos. El zócalo -o basamento de la nave principal- es una gran viga de hormigón armado que permite sortear el desnivel del terreno (un metro y medio) y a su vez construir una acequia de hormigón perimetral para recolectar el agua de los techos y estacionamientos.

La terraza sur y la entrada principal enfatizan el tratamiento de pisos en hormigones estampados y luces rasante para poder apreciar sus texturas. La luminaria en la entrada principal y el hall de acceso se diseñaron especialmente y se construyeron a pedido para dicho proyecto. Al igual que todos los detalles del edificio: barandas, estructura y cartelería de locales, etc. Para el paisajismo se mantuvieron los arboles del lote, en su mayoría Olivos.

La arquitectura de Il Mercato evoca las construcciones de fines del siglo xix y  principio del siglo xx.  Durante esta década  Mendoza marcó una etapa importante en la revolución vitivinícola en la cual se destacó la construcción de bodegas cargadas de arquitectura europea.

Además, se agregaron especies de bajo mantenimiento y escaso consumo de agua para contribuir al medio ambiente. Un detalle que puede apreciarse en la fachada sur es una cabreada metálica que perteneció al Ferrocarril San Martin hace más de 100 años. La misma está abullonada y sin soldadura. Una pieza que nos demuestra que las cosas bien hechas soportan el paso del tiempo sin problema.

iLMercato, una obra que rememora los mercados europeos más tradicionales con muros dobles de ladrillo, mucho hormigón y hierro. Es fuerte tanto en lo visual como en lo constructivo. Una edificación que pretende trascender en el tiempo y resistir por años sin necesidad de un gran mantenimiento. Para Maipú representa un hito de crecimiento entre lo antiguo y lo nuevo, marca un precedente para quienes habitan el lugar desde siempre. En lo arquitectónico, pretende ser un espacio de reunión para mendocinos y turistas, un lugar que rememore a quienes llegaron a estas tierras y le inyectaron vida a través de estos espacios gastronómicos. 

En la próxima nota no te pierdas un detalle de los interiores de este mercado maipucino.

Ficha Técnica

Ubicación: Ozamis y 25 de mayo, Maipú. 
Año: 2019.
Terreno: 5.000 m2. 
Superficie cubierta: 1.500 m2 
Arquitectos: Castro Valenzuela Arquitectos, CVARQ. Arq. M. Laura Castro Colomer Arq. Marcos Valenzuela Arq. María Liliana Michelan Arq. Pamela Ferraro Arq. Ignacio Puebla Arq. Walter Libertino

Ingresá a la edición digital 172 para leerla igual que la revista impresa, haciendo click aquí.

Conocé más sobre Revista ClubHouse. 

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre