El brindis entre los creadores del vino: Aurelio Montes Sr. y Francis Mallmann.

Inspirado en el amor, la libertad y la celebración de la amistad, la bodega de Mendoza da origen a su primer vino realizado junto al reconocido cocinero argentino.

Por Florencia Da Souza

Llega fin de año. La época (para todos) marca una momento de balance, de proyecciones. Sin embargo, antes de bajar la persiana de 2021, Bodega Kaiken se anima a una presentación más y lo hace con bombos y platillos: en un entorno bien mendocino, con una inmejorable camaradería y un menú para el deleite de todos.

Esta semana, la bodega de Luján de Cuyo organizó una degustación y cena para presentar el vino que co-creó junto a un grande: el chef Francis Mallmann, quien también dirige el restaurante en el interior de la casa vitivinícola, Kaiken Ramos Generales. 

Durante el atardecer, en el jardín del restaurante. Nada podía salir mal en la presentación de Disobedience.

Tal como expresó el dueño de casa, Aurelio Montes Sr. ante la gran cantidad de invitados, “el vino es celebración. Y este es un vino creado para tal motivo; para celebrar la amistad, el amor y el reencuentro. Porque celebrar es un acto de libertad, nadie te puede decir cómo hacerlo, es por eso que este vino es libre y desobediente, como Francis. Nada de maridajes ni protocolos, que para eso ya hay muchos vinos”.

Por su parte, Mallmann -quien confesó no sentirse un desobediente, pero que lo atrapó ese nombre de buenas a primeras- dijo: “si hay una cosa que admiro de nuestro país es el tiempo que le dedicamos a la comida y a compartir un vino y a hablar. Para mí eso es esperanza, porque nos junta en la mesa”.

En definitiva, este vino es fruto de una colaboración y una genuina amistad entre ambos creadores iniciada hace muchos años atrás y que se renueva a diario. 

El vino nuevo

Kaiken Disobedience by Francis Mallmann es un red blend proveniente de viñedos de Vistalba y Altamira, que condensa el alma libre y desobediente del cocinero con el savoir faire enológico del equipo de la bodega, concibiendo una botella, tan única como sofisticada, creada para ser disfrutada sin límites ni reglas preestablecidas.

Su composición varietal es 60% Malbec, 30% Cabernet Sauvignon y 10% Merlot y fue pensado tanto para el exigente mercado argentino como para los mercados más importantes del mundo, en especial los de Estados Unidos, Brasil, Reino Unido y Holanda y por eso, su nombre en idioma inglés, de acuerdo a lo que comentó el chef durante la cena.

El vino nuevo.

Su packaging fue inspirado en Francis Mallmann pero tratando de representarlo de una manera no tan obvia. Haciendo su propio camino, a contramano y desobedeciendo libremente. La etiqueta de Disobedience es austera, sin accesorios pero buscando reflejar la belleza de lo simple.

Kaiken Disobedience by Francis Mallmann se encuentra disponible en vinotecas de todo el país a un precio sugerido de $2.000.

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre