El 13 de septiembre es el Día Internacional del Chocolate y Olivícola Laur le rinde homenaje de la mejor manera: con recetas fáciles y riquísimas, para disfrutar cada bocado del manjar que muchos consideran el más exquisito de la naturaleza.

El chocolate y el aceite de oliva, además de combinar muy bien en la cocina, comparten importantes beneficios para la salud. Ambos son altamente nutritivos; colaboran con la salud del corazón; son aliados del cuerpo para combatir el exceso de radicales libres por su alto componente de antioxidantes, y por lo tanto son alimentos anti envejecimiento; elevan el colesterol bueno en sangre, etc.

De hecho, estudios científicos aseguran que el efecto combinado del chocolate y el aceite de oliva es muy bueno para el corazón.  “Descubrimos que pequeñas dosis diarias de chocolate negro con un añadido natural de polifenoles procedentes del aceite de oliva virgen extra se asociaba con una mejora del perfil de riesgo cardiovascular”, afirma en las conclusiones de una de las investigaciones la cardióloga Rossella Di Stefano de la Universidad de Pisa, Italia.

Tres recetas deliciosas y saludables

Torta húmeda de chocolate

Ingredientes: 2/3 taza de harina común (80 g), 1/4 taza de harina de almendras (30 g, o simplemente reemplazarse por harina común), 3/4 tazas de azúcar (150 g), 1/3 taza de cacao en polvo (40 g), 1 cdita de bicarbonato (5 g), 1/2 cdita de polvo de hornear (2.5 g), 1 huevo, 1 yema, 1/2 taza de yogurt sin sabor (120 g, común, no descremado), 1/2 taza de café negro fuerte (120 ml), 1/4 taza de aceite de oliva virgen extra Laur Clásico o Contraviento (60 ml), 1 cdita de extracto de vainilla (5 ml). Opcional: azúcar impalpable para espolvorear sobre la torta antes de servir.

Preparación: Precalentar el horno a 175ºC. Aceitar un molde de 20 cm de diámetro con unas gotas de aceite de oliva virgen extra Laur Clásico o Contraviento. Enharinar. En un bowl combinar todos los ingredientes secos y mezclar bien. En otro bowl, combinar los ingredientes húmedos y batir bien. Agregar los ingredientes húmedos al bowl de los secos y mixear por unos minutos. Colocar esta preparación en el molde y llevar al centro del horno durante 25 a 35 minutos. Chequear con un palillo a los 25 minutos y sacar del horno si sale seco. Si no, dejar 10 minutos más. Enfriar aproximadamente durante 15 minutos, y luego remover lentamente sobre una base para que termine de enfriar. Espolvorear con azúcar impalpable justo antes de servir.

Brownies

Ingredientes: 1/2 taza (120 ml) de aceite de oliva virgen extra Laur Clásico o Contraviento, 2 cditas de extracto de vainilla, 3/4 taza (150 g) de azúcar refinada, 1/2 taza (90 g) de azúcar negra, 3 huevos, 1/2 taza (40 g) de cacao en polvo, 1/2 taza (70 g) de harina común, 1/2 taza (75 g) de chips de chocolate.

Preparación: Precalentar el horno a 180ºC. Forrar una fuente cuadrada de 20 cm con papel para hornear. En un bowl mezclar rápidamente el aceite de oliva, extracto de vainilla y azucares. En otro bowl, agregar los huevos, batirlos con un tenedor por 30 segundos o hasta que estén bien mezclados y agregarlos al bowl con el azúcar, junto con el chocolate en polvo y la harina, y los chips de chocolate. Revolver suavemente con una cuchara o espátula hasta que quede todo unido. Colocar en el molde y hornear entre 25 y 30 minutos. Dejar que se enfríe bien antes de cortar.

Trufas de chocolate

Ingredientes: 250 g de chocolate negro, 200 mililitros de crema líquida, 100 mililitros de aceite de oliva virgen extra Laur Clásico o Contraviento, cacao en polvo sin azúcar.

Preparación: Colocar la crema líquida en una cacerola y poner a cocinar. Cuando comience a hervir, apagar el fuego e incorporar el chocolate en trozos. Dejar que se deshaga por completo y mezclar bien. Añadir el aceite de oliva virgen extra y mezclar con batidor de mano hasta que el aceite esté totalmente integrado. Colocar esta mezcla en un recipiente, tapar con film y enfriar en la heladera durante unas horas. Una vez que se ha solidificado, formar bolitas con la ayuda de dos cucharitas y rebozarlas en cacao en polvo sin azúcar.

Los amantes de los sabores más marcados, pueden utilizar  en las recetas aceites de oliva más intensos como los Laur Blend de Terroir Cruz de Piedra Orgánico, Altos Limpios o Medrano.

Un poco de historia

El Día Internacional del Chocolate surgió en Francia en 1995, como homenaje al escritor británico Roald Dahl, autor de la historia “Charlie y la Fábrica de Chocolate”.Pero esta fecha también contó con el apoyo de Estados Unidos, dado que ese mismo día nació Milton S. Hershey, el fundador y dueño de la Compañía de Chocolates Hershey.

El chocolate proviene de la semilla del árbol del cacao. Durante la época precolombina, civilizaciones como los Mayas, Incas y Aztecas, utilizaban a la semilla de cacao como moneda de cambio, ya que su sabor era tan codiciado que muchos artesanos, cazadores y poblados agrícolas,vendían sus productos a cambio de ella.

En países como Venezuela, la bebida de cacao era el alimento común de los esclavos indígenas y negros, durante el periodo de la colonia. No obstante, la forma en la que se tomaba se parecía mucho al proceso de preparar café, ya que se tomaba el polvo de la semilla de cacao seca y molida, se dejaba diluir en agua y reposar, para luego ser ingerida a lo largo del día.

El chocolate caliente como lo conocemos en la actualidad surgió cuando los negros zambos (hijos de un negro con una india o viceversa), mezclaron ese polvo con leche. Durante mucho tiempo fue un producto de lujo que, incluso, llegó a ser mercancía de los contrabandistas, hasta que uso se popularizó.

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre