Natural, ecológico y ¡súper resistente! Descubrí cómo incluir el bambú en la decoración del hogar. Un material que podés encontrar en infinidad de sillas, mesas, alfombras e incluso lámparas.

Pasar tiempo en casa ya no es una opción cualquiera. En los últimos meses nuestro hogar se ha convertido en ese refugio al que acudimos en busca de confort y descanso. Espacios simples, tranquilos, en los que reina la calma más allá del alboroto general que ahora inunda las calles. Por eso, no es de extrañar que vuelvan a ponerse de moda tendencias que, como el bambú, nos ayudan a reconectar con lo natural y nuestros sentidos.

Imaginá una silla de bambú, un sillón, una hamaca en medio del jardín. ¿A qué te recuerda? ¿No te transporta a algún verano de tu infancia? Lo cierto es que los muebles y la decoración realizada con materiales como el bambú nos acompañan desde hace décadas. Así que, aunque ahora vuelvan a llevarse de una manera más chic e informal, hace tiempo que nuestros abuelos lo usaron para ver caer la tarde.

Pero si nos remontamos a la historia del bambú, este material que además de bonito, es ligero y resistente, en primer lugar hay que mencionar a Oriente, donde desde hace años lo utilizan como material de construcción. De hecho, son sus múltiples propiedades, ya exportadas a todo el mundo, las que hacen del bambú un elemento atemporal y único.

Allá donde veas bambú, también encontrarás este toque por la moda oriental. Diferentes estilos han convertido a esta planta en uno de los materiales más top para la decoración de interiores. Aunque, no podemos dejar de lado que el bambú también ocupa el exterior y lo hace de una manera tan armoniosa que, quien tiene un jardín o un simple balcón en medio de la ciudad, no puede resistirse a colocar un silla, una mesa o cualquier otro objeto con este material. ¿Por qué? Sin duda, nos atrae por su resistencia, su sencillez y su vinculación con lo natural.

Cómo utilizar el bambú en la decoración de casa

Desde piezas de mobiliario hasta textiles y complementos decorativos, el bambú se puede emplear de formas muy diversas. Muebles hechos de cañas de bambú que pueden incluir desde sillas, hasta camas, aparadores, mesitas de noche, mesas auxiliares o hasta una mesa de comedor.

Pero su uso no acaba aquí. Además de para muebles, el bambú también se puede utilizar hoy en día para pequeñas piezas decorativas como cestos, alfombras, lámparas, escaleras decorativas o espejos. Ideales para decorar cualquier rincón a tu gusto, con este toque de elegancia y sencillez.

Y si querés ir por elementos todavía más vistosos, el bambú es un material perfecto por su resistencia para persianas, cortinas o mesas de caña de bambú.

Su color y su diseño encantan a la gran mayoría. Por eso, siempre encontramos alguna terraza que incluye esos típicos sillones reclinadles hechos de bambú. El diseño es bastante simple, pero aportan una gran sensación de confort y calma.

Además si buscás un color suave y ligero, que no recargue los espacios, el bambú es el material que estabas buscando. Su color natural es similar al de la madera de haya y otras variantes, como tonos más oscuros, pueden obtenerse mediante tinción.

Pero solo queda añadir un aspecto más. Quizás podés pensar que, al ser un material que proviene de la tierra, ponernos a extraer bambú de zonas orientales no es muy sostenible. Pero lo cierto es que no proviene solamente de Asia, ya que el bambú crece muy rápido y se da de forma natural en muchas zonas del mundo. Por eso, no es de extrañar que reúne todas las características para ponerse de moda: ecológico, sostenible y natural.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

 

 

 

 

 

 

 

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre