Tener más lugar en casa es posible. Solo tenés que considerar los muros como almacenaje vertical. ¿No sabés cómo? Te contamos el secreto.

El gran problema de las casas pequeñas es el almacenaje, ¿dónde metemos todas nuestras cosas en tan pocos metros cuadrados? (Y que no parezca un almacén) Pues la cosa es más sencilla de lo que parece, aunque es cierto que hay que ponerse creativo. Cada rincón cuenta, y hay que utilizarlo. Por ejemplo, cajas debajo de la cama para guardar los zapatos de invierno, los divisores para que entre todo en los armarios…

Pero seguro que no has caído en una zona muy amplia que tienen todas las casas y que, con un poco de creatividad y los accesorios adecuados, puede serte muy útil. ¿De qué hablamos? ¡De tus paredes, por supuesto!

Te dejamos las mejores ideas para que tus paredes sean el mejor lugar de almacenaje de tu casa.

Consejos de almacenaje en la pared

Tenemos para tres buenas ideas que te van a solucionar muchos dolores de cabeza.

1. E la cocina

La cocina es uno de los lugares de la casa que más almacenaje necesita. Por eso, es una muy buena idea aprovechar todo el espacio que tus paredes ofrecen. ¿Cómo? Con módulos de pared, donde podés colocar todo lo que tenés y asegurarte de que se mantiene ordenado.

Los hay de muchos tipos pero, un consejo, si vas a colocarlos muy altos es recomendable que sean de apertura horizontal para que sea mucho más fácil acceder a ellos. Una vez dispongas de todo el espacio necesario en tu cocina, también podés asegurarte el orden con separadores de cajones y módulos de organización.

2. En el salón y habitaciones

La pregunta del millón, ¿qué hago con todos los libros que tengo si no tengo una gran estantería? Muy fácil, es el momento de recurrir a las baldas. Nos dan el espacio perfecto para guardar en ellas todas nuestras cosas y además hacerlo con estilo.

Recurrir a la pared en estas estancias es una gran idea porque nos despeja mucho el ambiente y favorece la sensación de amplitud.

3. En el baño

Si tu baño tiene pocos centímetros el almacenaje en vertical es tu mayor aliado. Probá con muebles altos, que no sean muy anchos para colocar todas tus cosas. En la ducha, igual, haz de tu pared el rincón perfecto para colocar tus geles de baño.

Un consejo para hacerlo con estilo: aprovechá las esquinas para crear “estanterías” y que tus accesorios del baño estén a mano.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre