La vivienda responde a un planteo simple, una arquitectura despojada, partiendo de la idea de que “menos, es más”.

Destacan en la obra el planteo en niveles para adaptarse a la fuerte pendiente del terreno, los volúmenes puros que responden a un planteo funcional claro, la continuidad interior–exterior lograda a través de grandes aberturas, el uso de material extraído del sitio y el jardín xerófilo en armonía con las características intrínsecas del piedemonte mendocino.

Vivienda GB es proyecto de la arquitecta Gabriela Dorigo, quien realizó también el diseño del paisajismo y del mobiliario de la vivienda.

La obra responde a la intención de adaptarse a un sitio con una fuerte pendiente, al carácter del piedemonte, al clima local y a la necesidad de un planteo simple y funcional.

Para dar respuesta a estos condicionamientos, la vivienda está resuelta en tres niveles para salvar la pendiente; se incorpora el material pétreo del sitio en plataformas, muretes y jardín; se propone un paisajismo acorde a las condiciones naturales locales y se plantean orientaciones y distribución tales de dar la mejor respuesta a las condiciones climáticas y de asoleamiento.

En el nivel más bajo, a la altura de la vereda, se resuelven el ingreso peatonal y la cochera; el intermedio, apenas por encima del nivel más alto del terreno, contiene la zona de uso diurno con vinculación física y visual hacia el jardín y la ciudad; y el superior, con los espacios de uso nocturno, ofrece excelentes vistas hacia la cordillera y la ciudad. Los tres niveles están vinculados por un único núcleo vertical central que permite una comunicación fluida entre las distintas áreas de la vivienda.

El ingreso peatonal a la vivienda está resuelto a través de una escalera escultural sobre una plataforma pétrea que genera una fuerte conexión al sitio pero es, sin embargo, discreto y está casi oculto, para generar contraste y sorpresa al llegar al nivel superior abierto y luminoso.

La planta principal, con los espacios diurnos, parece flotar sobre el nivel más bajo, permitiendo óptimo disfrute de vistas hacia el jardín y la ciudad. Este nivel está planteado con una zona central de estar circundada por una franja que actúa de filtro entre el exterior y el interior de la vivienda, conformada por espacios de servicio, armarios, balcones y galería. La orientación norte – sur, junto a la ventilación cruzada y a esta solución de espacio de transición entre el exterior y el interior, dan una buena respuesta a la variación térmica diaria y estacional y al asoleamiento.

Las líneas puras y el uso reducido de materiales otorgan simplicidad a la obra. El color intensifica los juegos volumétricos. Siguiendo con la estética despojada de la vivienda, el mobiliario de líneas simples se resuelve en metal, madera y vidrio.

Para el tratamiento del jardín xerófilo se dejó el terreno natural, incluidas rocas de gran tamaño que se encontraban en el sitio y se incorporaron al paisajismo.

Se incluyeron especies nativas, así como especies de otros desiertos que se adaptan bien a las condiciones locales. Un sector del jardín está delimitado y con grava para generar un espacio de reposo en un ambiente que, si bien está diseñado, se mantiene en un estado de gran naturalidad.

Ficha Técnica

  • Proyecto (vivienda, paisajismo, mobiliario): Mag. Arquitecta Gabriela Dorigo
  • Cálculo: Ing. Martín Balastegui
  • Ubicación: Barrio Dalvian, El Challao, Las Heras
  • Superficie Cubierta: 300 m2
  • Superficie terreno: 550 m2
  • Año de construcción: 2015-2016

¿Querés leer la edición interactiva digital de la Revista ClubHouse? Hacé clic aquí.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre