More

    Te contamos siete sencillos pasos para conseguir un dormitorio lleno de personalidad. Un estilo sobrio pero con un encanto especial.

    Si te gusta este estilo y estás pensando en darle un aire industrial a tu dormitorio, lo primero que debés saber es que nació en la década de los 50 para dar respuesta a la necesidad de viviendas a un precio bajo. Los espacios industriales abandonados como galpones u oficinas empezaron a reconvertirse en viviendas. Y poco a poco se convirtió en una moda que dio lugar a un estilo decorativo.

    Los espacios de estilo industrial se caracterizan por ser espacios diáfanos donde las divisiones casi no existen y la decoración vuelve a lo esencial. Un estilo muy sobrio e incluso frío que sin embargo ha conseguido hacerse un hueco en decoración.

    1. Dejá las estructuras a la vista

    Sí, toda la vida te han dicho que debían ocultarse pero ahora…. vigas, cañerías, cables, imperfecciones, todo se expone ante nuestros ojos tal y como es.  La imperfección es bella y cumple una función decorativa que hasta ahora se le había negado. Si tenés vigas de metal o madera ahora es el momento de dejarlas a la vista de todos. Podés darles una mano de pintura, pero poco más. Pero en su estado natural aún conseguirás un aire más industrial y austero.

    Otro elemento que no debés ocultar son las viejas cañerías. Incluso es tendencia utilizar viejas para diseñar muebles con mucha personalidad como esta cama y  la mesita de luz. Dejá que el esqueleto de tu dormitorio cobre protagonismo. Si además las recubrís de un tono de pintura metalizado como cobre, oro o plata, estarás a la última.

    2. Paredes en estado puro

    Apostá por paredes en su estado puro, sin artificios. Otra de las características propias del estilo industrial son las paredes de ladrillo, cemento o hormigón, rugosas y sin pulir que desprenden personalidad y carácter.

    Si tus paredes son de ladrillo, mejor, ahora dejalo que luzca en todo su esplendor. También podés darles una mano de pintura o encalarlos. Y si no, podés encontrar muchos tipos de papel que imitan estos acabados de ladrillo o paneles de fácil instalación con acabados industriales que parecen totalmente reales.

    También encontramos paredes con acabados descascarados o ajados por el tiempo. El encanto de lo decadente se reafirma. Una apuesta por la esencia de los elementos, sin trampa ni cartón que resulta incluso chocante. Una de las técnicas usadas para dar este efecto es la de decorarlas con acuarelas para un resultado desigual. O podés encontrar empapelados para que sea mucho más fácil conseguir este efecto de pared de antigua fábrica caída en el olvido.

    Pero también los acabados en cemento o metalizados cobran protagonismo en dormitorios de estilo industrial. Una idea genial para darle protagonismo a la zona de la cabecera y convertirla en el centro de la habitación. No necesitarás más. Si tu pared no tiene este tipo de acabado podés conseguirlo mediante la instalación de placas o papeles con este efecto.

    3. Madera al natural y sin tratar

    La madera es un elemento imprescindible para aportar calidez y más en entornos tan fríos y desangelados como los que caracterizan al estilo industrial. Apostá por ella en su estado más natural y puro, descascarada, con grietas y sin barnizar. O también en la cama para que nos resulte más acogedora en medio de este ambiente tan frío. Por ejemplo reciclando palets, una idea perfecta para un ambiente industrial.

    La gama de colores que domina en los dormitorios de estilo industrial son muy fríos. En ese contexto la madera aportará calidez pero elegí madera sin ornamentos ni disfraces. Incluila en mesitas, cómodas, escritorios, sillas…

    Las puertas corredizas nos ayudan a aprovechar al máximo el espacio y son muy prácticas. Apostá por puertas de estilo granero para la entrada de tu dormitorio, serán un acierto total.

    4. Ventanas y complementos en metal

    Otro elemento característico de las oficinas o fábricas de la época industrial son los grandes ventanales de hierro que ahora vuelven a cobrar protagonismo aportando luz y un aspecto muy fabril a tu dormitorio.

    Un elemento imprescindible para conseguir ese ambiente de antigua fábrica que nos resulta totalmente irresistible. Pero ahora podés también utilizar  el metal para separar espacios como por ejemplo el dormitorio del resto de los espacios de la casa, sin perder un ápice de luz y sin crear barreras arquitectónicas.

    La combinación de metal con el cristal nos da una forma de separar ambientes sin barreras que está ganando terreno y que vemos utilizada cada vez en más espacios y ambientes. Y nos resulta totalmente comprensible porque el resultado es realmente espectacular. Armonioso y con carácter.

    Si algo no puede faltar en una decoración vintage industrial es el uso de los metales: hierro, acero, bronce, cobre….Podemos usarlos en todo tipo de objetos como mesas,  estanterías, archivadores o armarios metálicos…Recuperá estos elementos en la decoración y además te resultarán muy útiles. Si no los encuentrás antiguos, podés encontrar piezas que imitan a las originales o crear tu propia estantería con viejas cañerías.

    5. Iluminación vuelta a los básicos

    Los cables también se hacen visibles. Son tendencia y más si tu dormitorio es de estilo industrial. Los cables formarán parte también de la decoración. Las lamparitas peladas son una opción perfecta para este tipo de ambientes, apostá por ellas.

    Otro elemento característico de este estilo que vuelve a estar en plena tendencia son los flexos o lámparas de metal tipo foco. Los flexos son tendencia en los dormitorios, si son grandes y de tipo aplique en la pared aún más, pero podés elegirlos también de pie y para la mesita. Esta temporada, poné un flexo en tu dormitorio.

    6. Sobriedad en los colores

    La tendencia industrial se caracteriza por el dominio de colores muy sobrios sobre todo la gama de los grises pero también los blancos,  negros y metálicos. Es más, esta temporada el gris es tendencia y podrás encontrarlo en todo tipo de ropa de cama, almohadones, mantas…. Decorá tu dormitorio con ellos y seguro que acertás.

    Pero si te resulta demasiado frío podés apostar también por los blancos impolutos y luminosos que el estilo nórdico tanto ha potenciado. Ahora añadiles toques en azules o naranjas para darles mayor vitalidad y fuerza. El resultado hablará por sí solo.

    7. Lo último en dormitorios estilo industrial: reciclá y recuperá objetos

    El estilo industrial casa muy bien con objetos recuperados y reciclados. Viejos báules, relojes de pared metálicos, antiguos ventiladores de aspas, viejos teléfonos, maniquís, libros amarillentos por el tiempo… todo vuelve a encontrar un hueco que ocupar. Así que a buscá por la casa de tus padres o tus abuelos para sacarlos de nuevo a la luz.

    Y si tu presupuesto no llega para adquirir este tipo de objetos o muebles también podés aprovechar reciclando. Las mesitas de luz originales para dormitorio están en boga y ahora podés hacerlas vos misma. Con viejas cajas de madera o reciclá cemento para una mesita única y muy personal. Seguro que no pasarán desapercibidas.

    Las más leidas

    Pasos sencillos para tener un dormitorio industrial

    Compartir esta nota:

    Últimas noticias

    Paisajismo rústico, naturaleza que abraza

    El paisajismo rústico es una forma de diseño de jardines que busca capturar la belleza natural y el...

    Frigobar de diseño con mucho estilo y funcionalidad

    El frigobar de diseño se ha convertido en un electrodoméstico súper funcional. Ya sea para quienes pasan mucho...

    Hacia un nuevo aniversario de la Torre Eiffel

    El 20 de abril de 1889 fue inaugurada la Exposición Universal de París, donde se presentó la Torre...

    Dale luz a tu trabajo con estas lámpara de escritorio

    Es una realidad que pasamos muchas horas frente a computadoras y pantallas. Por eso una iluminación adecuada es...
    Advertisment ad adsense adlogger