En revista ClubHouse, conocemos a Cecilia. Comunicadora, profesora de física cuántica, ideóloga y desarrolladora de productos ecológicos.

Por Zulema Usach

Después de los 40, se animó a hacer algo que nada tenía que ver con su trayectoria profesional, por lo que ideó y comercializa colchonetas ecológicas para practicar yoga que hasta despertaron el interés de Greenpeace. Su motor para lograrlo fue el amor que le despertó esta milenaria disciplina y el deseo por aprender en cada etapa de su vida.

A sus 49 recién cumplidos, ella siente que el camino andado ha sido la clave para lograr el entrenamiento necesario y lanzarse así a la osadía de emprender nuevos proyectos. Tal vez porque es una característica innata en su personalidad, la mendocina Cecilia Naciff nunca cerró su espectro en materia de conocimiento y, en cada situación que le tocó vivir, eligió quedarse con el balance positivo.

Así, después de dedicarse a la vocación que ama, la comunicación, hace poco más de un año empezó a gestar una iniciativa destinada a comercializar mat (colchonetas) ecológicos para practicar yoga, algo de lo cual el mercado carecía. Su producto, cuya fabricación se realiza en China, ya ha sido vendido a través de envíos a todo el país, en provincias (además de Mendoza) como Neuquén, Tierra del Fuego, Capital Federal y Rosario.

Pero esto no es todo: un mes atrás, representantes de Greenpeace Argentina se pusieron en contacto con Cecilia para solicitar algunas pruebas antes de comprar sus colchonetas marca Akora. “Después de algunas constataciones de calidad y comparaciones con otras marcas, nos eligieron a nosotros”, dice con orgullo la profesional que se considera a sí misma como una persona dispuesta a abrirse caminos.

De hecho, al hacer un repaso por las etapas de su vida que derivaron en su actual emprendimiento, ella asegura que nunca sintió miedo sino, más bien, ganas de aprender de todas y cada una de las cosas que le fueron sucediendo. Echar un vistazo a su formación académica alcanza para comprobar que llegar a otros no le resulta dificultoso.

Estudió Comunicación Social en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNCuyo, luego hizo un doctorado en mediación de contenidos en base a la física cuántica -un nuevo paradigma en el que pudo escarbar viviendo en Costa Rica- y también se desempeñó en la docencia.

Movilizada por su amor por la comunicación, Naciff trabajó como productora y directora allá por los ‘90 en el ex canal Aconcagua. “Eran los primeros productos televisivos de Mendoza que no eran noticieros”, dice al rememorar aquellas épocas.

Su carrera profesional continuó con capacitaciones a productores vitivinícolas algunos años sobre liderazgo y escucha activa y, más tarde, se dedicó a la comunicación institucional. Todos sus logros, confiesa, fueron a base de esfuerzo, combinando su profesión con su rol como mamá (ahora sus dos hijos tienen 24 y 25 años).

Luego, casi por casualidad y otro tanto gracias a su propia búsqueda interna, nuevas puertas se le abrieron. “Cada cosa que he hecho me ha transformado y el yoga es una de las herramientas que me atravesó con su energía milenaria”, adelanta a modo de reflexión Cecilia al hacerse un tiempo para compartir su historia, proyectos y expectativas.

“Soy una persona que siempre está buscando, me considero bastante disciplinada con lo que me gusta y la meditación es una herramienta fundamental para mí. En lo personal, siempre me ha hecho una diferencia positiva para seguir adelante.”

¿Cómo influyó tu descubrimiento espiritual en ese cambio?

Soy una persona que siempre está buscando, me considero bastante disciplinada con lo que me gusta y la meditación es una herramienta fundamental para mí. En lo personal, siempre me ha hecho una diferencia positiva para seguir adelante.

Al referirse a ese motor que la ayudó a hacer un “click” en su vida, ella comparte un pensamiento que le quedó grabado en la memoria y en el corazón. Cuenta que una maestra de Yoga que conoció en Chile, alguna vez le dijo: “Si en tu meditación para aquietar la mente no conseguís cambios concretos que se planteen como objetivos indiscutibles, entonces no has dado el paso necesario”.

¿Qué papel cumplió el Yoga en ese devenir?

Hace dos años empecé a estudiar el profesorado con Ágata Cordero, en la escuela Purna Yoga. Lo primero que quise fue comprarme una colchoneta ecológica y no conseguía porque todas eran de PVC y, algunas de fabricación nacional, de corcho o esterilla, pero no era lo que necesitaba.

¿Y allí surgió la idea?

Todo me sucede en el momento justo, como un desafío personal. Empecé a ver que existía la posibilidad de hacer un planteo económico en un plano en el cual me siento muy bien y hoy por hoy esa es mi prioridad. Ahora que, por ejemplo, mis hijos están grandes me siento más tranquila desde el punto de vista económico como para iniciar un proyecto independiente y en el que decido con total libertad.

¿Cómo lograste darle forma?

Estuve un año haciendo pruebas. Encontré materiales ecológicos en Estados Unidos, pero era un recurso muy caro así que empecé a indagar en otras opciones hasta que di con una fábrica de China.

Después de varias pruebas de calidad y envíos de uno a otro lado del mundo, Cecilia logró dar con un mat técnico, estéticamente agradable, confortable para realizar los ejercicios y, sobre todo, amigable con el medio ambiente; un aspecto imprescindible para marcar la diferencia en el mercado. “Son colchonetas que no contaminan ni en su proceso de fabricación ni tampoco en su deposición final porque son biodegradables”, asegura la emprendedora mendocina con la seguridad de alguien que conoce sobre estrategias comerciales.

Explica Cecilia que los mat que ella comercializa son fabricados en termal plastic elastomer, una mezcla de polímeros que no contaminan ni emanan tóxicos. “Son 100% libres de PVC. El resultado es un material flexible, acolchado y con buena conexión energética”, profundiza la emprendedora que no duda en gestionar todos los detalles para que los resultados sean más que positivos.

Es que además de encargarse de las ventas, los envíos, los controles de calidad y la concreción de planes de trabajo para que su negocio sea sostenible y redituable, ella misma es la encargada de posicionar su producto desde la innovación a nivel país.

Las colchonetas tienen 183 centímetros de largo por 63 de ancho y 6 milímetros de espesor. Cuentan con doble textura, son antideslizantes y no se rompen, entre otros beneficios posibles de ser descubiertos por los amantes de la milenaria disciplina.

Ahora que ya tenés la marca con las primeras 300 colchonetas vendidas, ¿qué expectativas tenés a corto plazo?

Me gustaría poder lograr una compra grande antes de fin de año. Como las hago fabricar, necesito mucho volumen para hacer los pedidos, por eso sería muy bueno poder llegar a más personas.

¿Pensaste en alguna estrategia para esto?

Sí, una de ellas consiste en armar una campaña para que los propios alumnos de Yoga se animen a tener su propia colchoneta. Se trata de un elemento indispensable y muy personal. También ayudaría a los dueños de los lugares donde se practica porque no tendrían que acarrear con ese gasto.

Además de la meta de lograr un producto ecológico iniciaste una propuesta para ayudar a otras personas, ¿es así?

Sí, una de las ideas para propiciar un sentido solidario de esta propuesta es poner en marcha el movimiento ‘Uno por uno’. Consiste en que por cada mat vendido la entrega zapatillas nuevas a un niño que lo necesite. El comprador colabora con 50 pesos y yo cobro 50 pesos más. Todo eso suma para ayudar a otros. Es un concepto nuevo de negocios. En estos días será la primera entrega de zapatillas: 30 pares se destinarán a niños y niñas de una escuela de la provincia y otros 30, serán para alumnos/as de una escuela de Junín (Buenos Aires)”.

Perfil

Cecilia Naciff (49) es casada y tiene dos hijos. Uno de 24 y otro de 25 años. Es licenciada en Comunicación Social y cuenta con un doctorado en mediación de contenidos en base a la Física Cuántica. Se desempeñó como docente, fue directora y productora televisiva. En su haber laboral cuenta con años de trabajo en Comunicación Institucional para los sectores estatal y privado. Además, tiene una especialización en liderazgo y escucha activa. Cuenta que para ella la meditación y la práctica del yoga han sido aspectos enriquecedores para su vida.

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa de setiembre. Ingresá a la edición digital para leerlo igual que en el papel, haciendo click aquí

Deje su respuesta

Please enter your comment!
Por favor introduzca su nombre